Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

¿Realmente Sky es tan fuerte que impide todo ataque?

sky

Por @PauloForastero

Chris Froome declaró a la prensa que se encontraba extrañado porque ninguno de sus rivales directos había intentado atacarlo y que  “La mayoría ya se conforma con mantener su puesto en la general”. Por otra parte, los demás corredores del top 10 afirman que el equipo Sky llevaba un ritmo tan alto que era imposible realizar un ataque.  ¿Quiénes tienen la razón?  ¿Es realmente tan fuerte el ritmo del Sky que anula el intento de los líderes de las demás escuadras?

(Leer El escalador de resistencia se dejó ganar del pancartero)

Mi respuesta, quizá temeraria, es que no.  Yo no me creo que Sky sea superior tan al extremo como para anular con su tercer gregario las posibilidades de los líderes rivales. Son evidentemente el mejor equipo de la carrera, de lejos,  y varios de sus gregarios podrían ser líderes de otras escuadras y aspirar a top 10 sin problemas, pero de ahí a que no pueda hacerse nada porque son una aplanadora hay un buen trecho.

Lo que hemos visto en estas etapas es que los aspirantes no solo evitan atacar a Froome, es que ni siquiera quieren incordiar a sus gregarios.  En la etapa de Culoz, con un puerto de primera categoría casi desde la salida y casi ningún kilómetro plano en los primeros 130 kilómetros, vimos que el pelotón lo dirigió Sky con Rowe, Stannard y Kyrienka.   Tres pasistas comandando el pelotón en subida, eso no era un ritmo alto.

No quiere decir esto que hubieran ido de paseo, pero tampoco puede decirse que si los escaladores suben al paso de Kyrienka es que están por desfondarse y que no hay nada que se pueda hacer.

Por esa razón, cuando ya les toca el turno a los escaladores (Poels, Henao, Landa, Nieve), llegan frescos porque el trabajo de desgaste grande lo han hecho los pasistas, ¿Pero si no hubiera sido así?

Imaginemos este escenario:  Movistar, BMC, Astana y AG2R son los equipos interesados en mejorar su posición en la general.  Si un par de gregarios de cualquiera de estos equipos se ponen frente al pelotón desde la salida para ir a ritmo alto desde el comienzo, lograrían descolgar a Rowe, Stannard, Kyrienka, en ese premio de primera categoría, aunque ellos mismos desfallecieran más adelante.  Froome se hubiera quedado sin sus rodadores a más de 120km de meta

En ese escenario, el control en las últimas subidas no hubiera podido ser tan fuerte porque lo harían menos corredores, que además tendrían que trabajar desde muchos kilómetros antes.  Los ataques de Aru, Bardet, Valverde hubieran abierto más hueco, habría fundido a los gregarios escaladores, habrían obligado a Froome a responder en primera persona y habría oportunidad de atacar por la general.  Pero todo se va al traste si dejamos que Kyrienka lleve al pelotón hasta 30km de meta.  Los escaladores sky llegan frescos a la parte final y hacen su aplanadora intimidante, porque es más intimidación que fuerza bruta.

En la meta de Culoz, los favoritos llegaron juntos en un lote de 16 corredores, tres de ellos provenientes de la fuga. Los otros 13 subieron juntos Lacets y buena parte de Grand Colombier,  Eso significa que iban (como máximo) al máximo ritmo que puede aguantar el 13º más malo de ese grupo, que quizá fuera Kreuziger o Meintjes.  Obviamente, es un ritmo alto, pero no uno que impida en ataque de los mejores de ese grupo.

Para aclarar el tema, mostraré como contraste esta etapa del Criterium du Dauhpiné de este año:

El video comienza al inicio del Col du Noyer, un primera categoría de 11km y 7,2% de inclinación, penúltima subida del día.  Hay un ritmo bajo de subida (lo dicen los propios comentaristas Perico Delgado y Carlos de Andrés), y tenemos estos indicadores para saberlo:

  1. El pelotón es conducido un rodador: Tony Martin
  2. El pelotón es numeroso, aguantan corredores del perfil de Edwald Boasson Hagen
  3. Van en grupo, no en fila india
  4. No le han logrado recortar mucho tiempo al único escapado, que no es un gran escalador y lleva toda la fatiga acumulada de  la fuga

Es decir, escenarios parecidos a los vistos en este tour, con el pelotón numeroso conducido por los rodadores Sky.

Volviendo a Dauphiné, en el grupo quedan 20 ciclistas.  Naturalmente los líderes van delante, además quedan cuatro gregarios Sky y ese es el punto en el que quiero que nos enfoquemos porque evidentemente es una muestra de fuerza del equipo, son mayoría de la misma manera que en las etapas del Tour, están defendiendo al líder y todos son buenos escaladores.  ¿Cómo poder romper la tiranía de ese trencito escalador?  ¿Es realmente tan fuerte que impida los ataques rivales? Lo veremos.

Llega el momento del ataque de Contador, en primera persona.  Lo importante aquí es verificar que es un ataque sostenido, sin mirar atrás, por mucho más que un centenar de metros.  Si renunciara al notar que no ha logrado abrir hueco importante tras unos segundos y regresara al pelotón, los controladores habrían ganado.

Pero Contador se sostuvo y ya llegan las primeras consecuencias:

  1. Los Etixx no pueden seguir perseguiendo y se descuelgan
  2. Sky se pone al frente a perseguir con sus gregarios escaladores, van a tope
  3. Se descuelgan del pelotón otros corredores no escaladores, como Boasson Hagen y Chérel.  Quedan solo los líderes y los gregarios escaladores
  4. Sky se organiza para perseguir, y tras un tremendo esfuerzo de Poels, logran capturarlo.

En este momento, la decisión de Contador es determinante para desbaratar a Sky, porque en lugar de renunciar a su ataque y volver al grupo, continua unos segundos más.  En total, dos minutos de ataque sostenido y valiente para descolgar a dos gregarios de Froome.  Un minuto más para descolgar al último (Sergio Henao) y le toca al líder en persona intervenir.

A partir de allí hubo pulso directo entre los cuatro capitanes. Sin gregarios que pudieran controlar ataques o marcar un paso intenso.  En los finales en alto este sería el momento para los ataques definitivos, bien hacia el líder o bien hacia mejorar posiciones en la clasificación general.  Sin embargo, esta tenía un descenso largo y este recorrido condicionó el desarrollo posterior de la etapa y finalmente el pequeño pelotón vuelve a agruparse. Pero ojo, el desgaste de los gregarios Sky estaría disparadísimo, y esa situación se podría aprovechar en los días siguientes en el caso de las Vueltas de tres semanas.

La clasificación de la etapa dirá que los favoritos llegaron juntos, como el pelotón del Tour en Culoz, pero no podrá decirse que el líder estuvo tranquilo o que el poderoso equipo de gregarios tenía dominada la subida e impedía con su ritmo todos los ataques.