Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

Mi mensaje para Nairo

Fotografía: EFE

(Por Gianni in Testa)

Bogotá, 1 de Junio de 2014


Respetado señor  Nairo Quintana (Nairo, si usted me lo permite):

En primer lugar, quiero decir que esta modesta carta no es la de un fanático en donde expreso que lo quiero, que usted es lo máximo , que me siento orgulloso , que mi próximo hijo tendrá su nombre y bla, bla, bla, como habrá usted seguramente escuchado tantas veces en estas horas de la boca de nuestros periodistas aventajados y oportunistas. Es más bien una breve nota de agradecimiento para usted, de parte mía, como ciudadano de este país y representante autonombrado de mis compatriotas.

Quizá no haya caído en cuenta del hecho, pero en este país lleno de las más dolorosas  tragedias, en donde nos cubrimos de vergüenza por los actos deshonestos y deshonrosos de nuestros dirigentes, azotado por  las formas más inverosímiles de delito y en donde la pobreza y la miseria campean por todos los lugares, usted y su gesta  son el hecho más feliz y más conmovedor que nos ha pasado en mucho tiempo.

Por un solo momento especial y feliz, usted logró lo que nadie ha logrado en décadas: todos nos abrazamos y lloramos de la alegría y emoción por ver el triunfo de sus esfuerzos. Sentimos una especie de orgullo patrio, de satisfacción,  de unidad,  una rara felicidad de sentirnos colombianos. Usted nos devolvió la fé y la dignidad, le demostró a millones de compatriotas las cosas que se pueden lograr con una bicicleta. En estos 21 días usted nos dejó ver lo que debe ser Colombia. Nos llenó de esperanza en el país que podemos ser.

No olvidaremos nunca sus imágenes en el podio abrazando a su hija y mostrando el orgullo y el amor que las personas como usted sienten por su patria. No deja de ser para mí difícil de entender cómo quienes reciben tan poco de su país son los más dispuestos a darlo todo por él. Quiero que usted haga extensivo este caluroso saludo lleno de gratitud  a Rigoberto, Julián , Fabio, Sebastián, Rodolfo, Winner, Miguel Angel, Edwin, Jarlinson , Robinson, Jeffrey, Carlos Julián y Leonardo, los otros héroes que lo acompañaron en esta aventura tremenda y conmovedora.

Yo no creo que usted y los demás muchachos Colombianos puedan leer esta carta, pero sentí la necesidad de expresarles mi gratitud por el regalo de alegría y orgullo genuino que nos dieron y que ha sido un lujo tan raro en este país amenazado por grandes incertidumbres y temores sobre su futuro. Ojalá su ejemplo de valentía, de generosa entrega y amor por el país le sirva a las personas que nos guían para unir a Colombia en pos de sus objetivos.

Gracias de nuevo y les deseo toda la salud, la prosperidad y la fortuna que su bondad merece.

Que Dios lo bendiga.