Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

Nairo Quintana, a pesar de Eusebio Unzué

Eusebio

Por @CarlosArturoDua

El Movistar Team lleva tres años consecutivos conquistando la clasificación UCI World Tour por equipos, y en los dos últimos ha aupado a Alejandro Valverde como ganador de la clasificación individual. Es un equipo de escaladores, que se enfoca en las grandes vueltas por etapas y que en las clásicas de las cotas pone a Valverde como un espléndido campeón. Sale blanqueado de las clásicas de los adoquines, y en las Grandes Vueltas sus decisiones propias de estrategia deportiva no parecen apuntar a ganarlas, aunque ha cosechado varios podios

La larga tradición iniciada desde principios de los ochenta con Anselmo Fuerte y Pedro Delgado, enlazada con la apoteosis de Miguel Induraín, y hasta la fuga bidón de Óscar Pereiro, no ha tenido continuidad luego de la salida a principios de 2008, de José Miguel Echavarri, el estratega de la estructura ciclista. Desde entonces solo han ganado la Vuelta a España de 2009 con Valverde y el Giro de Italia de 2014 con Quintana.

El testimonio lo recibió Eusebio Unzué, quien por méritos propios ha ganado la fama de preferir planes de carrera conservadores, en donde sus buenos ciclistas tienen el propósito de no correr ningún riesgo para preserva las posiciones secundarias ganadas. Se han visto múltiples fugas de sus gregarios para asegurar la clasificación por equipos de las grandes vueltas, y con ello muy bonitas fotos para el patrocinador. Esos ataques de matar o morir, tan identitarios de Federico Martín Bahamontes  y de Juan Manuel Fuente son extraños a su imaginación. Definir todo en la última cuesta de las etapas de montañas más duras, es lo principal que sale hoy día de la dirección del Movistar Team.

Lo anterior, en mucho tiene que ver que en todas sus apariciones en el Tour de Francia, Nairo Quintana no haya lanzado un solo ataque para ganarlo. Unzué ha preferido asegurar tres podios en la Grande boucle con Nairo, que intentar ganar por miedo al fracaso. Esto explica también que los ataques con los que Nairo sentenció el Giro de Italia de 2014 y esta Vuelta a España –según parece, salvo que medie algo extradeportivo– iniciaran en terreno que no pica para arriba, en medio de situaciones deportivas generadas sin el genio de la planta directiva del Movistar Team.

Camino a Val Martello, en el Giro de 2014, Nairo se encontró con unas condiciones climáticas terribles que casi lo dejan fuera de combate, que llevaron a la dirección de la Corsa Rosa a dar tumbos y anunciar inclusive la neutralización de la bajada al Stelvio, y con un malogrado líder que no tuvo en cuenta que por su condición tenía que estar frente al pelotón. El apoyo y la viveza de Gorka Izaguirre cimentaron en plena bajada del Stelvio –y no en una subida– lo que sería la primera gran vuelta para Nairo, y el siguiente Giro de Italia para la estructura del Movistar desde la época de Induraín.

Stelvio

Nairo subiendo el Stelvio junto a Rigoberto de maglia rosa. El ataque vendría en la bajada. Foto tomada de www.ruedalenticular.com

Hoy, rumbo a Formigal, ha sucedido algo parecido: la intrepidez de Bambrilla, el recio carácter irredento de Contador, unido al empuje del Tinkoff, y las piernas frías del pelotón llevaron a Nairo a atestar un golpe definitivo a Froome en la lucha por la clasificación general. Con solo cinco kilómetros de recorrido, Froome empezaría a vivir el que de lejos ha sido su peor día como ciclista desde 2011. Nada de ello inicio por gestión del Movistar pues en la cima del Aubisque Unzué reconocía a Froome como líder virtual de la Vuelta 2016. Lo que estaría bien para un periodista deportivo, es el signo derrotista del patrón de Quintana.

stelvio2

“Aislar a Froome”: el gran triunfo de Contador en la etapa con final en Formigal. Foto tomada de www.marca.com

Desde luego que en una y otra ocasión Nairo tuvo gregarios que lo supieron llevar (Gorka Izaguirre y Jonathan Castroviejo muestran que las grandes gestas del ciclismo colombiano en el siglo XXI se cuentan también en euskera), pero ha sido la fortaleza física y mental de Nairo, y no la estrategia del Movistar Team, lo que le han permitido materializar esas oportunidades que el azar y Contador le han brindado.

Nairo Quintana es un gran campeón, pese a Eusebio Unzué.