Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

Balance de la Vuelta a Colombia

vuelta a colombia 1

(Por Gianni in Testa)

En primer lugar, debo decir es que hay varias vueltas a Colombia: La de la federación, las de los periodistas, la de los medios de comunicación, la de los ciclistas y la nuestra, la de los fanáticos que la seguimos.

Esta mañana escuché al gerente de la federación Colombiana de ciclismo, el benemérito Jorge Ovidio González, haciendo un balance exitoso, desde el punto de vista del mercadeo de la vuelta, de los clientes y anunciantes y seguramente del dinero en las arcas (aunque no lo dijo, esas cosas no se dicen por la tele). Parece ser que los intereses de la parte directiva de la federación se cumplieron: la vuelta mal que bien se transmitió por la televisión, se vincularon más anunciantes y patrocinadores (37 en total) y al menos en los noticieros triples A, no la negrearon como en el pasado siempre pasaba.  ¿y lo demás? El balance de esa partecita nos corresponde a nosotros porque, como tantas veces hemos hablado, los que están allí jamás dirán la realidad a menos que quieran ver peligrar su trabajo, mala idea en este país con tanto desempleo (según lo que uno ve en la calle, y con perdón de las estadísticas).

Luego escuché a los periodistas del canal TRO, como era de esperar, con poquísima autocritica. César Augusto Tobón se dedicó a repartir felicitaciones y loas a su compañero de set, al gerente del canal Juan Ricardo Gelves y a todo el grupo técnico. Visto todo desde las dificultades técnicas y las limitaciones de recursos, a lo mejor fue la mejor transmisión posible, Pero sumamente lejana de las realidades del mundo actual en las transmisiones de ciclismo. Estamos en 2014, hay literalmente cientos de miles de videos de ciclismo en Internet para comparar. Decir que la transmisión de la vuelta tiene nivel internacional es creernos a todos estúpidos.

Por el lado de los periodistas, ve uno como aficionado el terrible y triste declive de la radio Colombiana en lo que a transmisiones de la vuelta a Colombia se refiere. Las sanas  rivalidades profesionales de otrora con los Julio Arrastía, Armando Moncada, Carlos Arturo Rueda, Pastor Londoño, Alberto Piedrahita, Rubén Darío Arcila, hoy penosamente ya no existen. La desafortunada gestión del grupo Prisa en Caracol hizo desaparecer, para los aficionados, la oportunidad de que las cadenas se pelearan por el rating y de paso escuchar a los mejores periodistas Colombianos hablando del deporte insignia, en un laboratorio maravilloso para todos ellos como era la vuelta a Colombia hace unos 40 años. Hoy oye uno la transmisión de Antena 2 de RCN, con 10.000 propagandas (bien por ellos), con poquísima referencia concreta a lo que pasa y con los mismos periodistas de siempre, diciendo las mismas cosas de siempre: que la vuelta es maravillosa, que es la mejor de América y que no busquemos más, como si ahora el aficionado común y silvestre no pudiera gracias a Internet buscar cómo se hacen las transmisiones de las demás vueltas de América como la Vuelta a Costa Rica (por nombrar una), muy superior en participación deportiva extranjera (para referirnos a lo ciclístico únicamente) y con un merchandising y cubrimiento radial muy superior a lo que hay en Colombia. El ciclismo desapareció del core (como dicen ahora) del negocio de las cadenas radiales Colombianas y de lo demás se encargó el maldito neoliberalismo. Es más barato y seguramente rentable (por el alta nivel de difusión y poder estupidizante del juego en cuestión) transmitir con acento Español, desde la madre patria,  un partido Real Madrid – Barcelona que una etapa de la vuelta a Colombia, nada que hacer, gaseosa mata tinto. Los periodistas Colombianos que hagan su escuela transmitiendo un partido de fútbol entre  Deportivo Pasto y  Fortaleza.

Con ese oscuro panorama, esta mañana creí que me había equivocado de dimensión y por alguna mala pasada de los universos paralelos sintonicé alguna vuelta a Colombia equivocada que había sido estupenda. Como cereza del postre, escuché a los deportistas hablar del negocio que les da para comer, y pues obvio, fue una vuelta maravillosa (ni tontos que fueran para decir lo contrario). Algo que se aprende rápido es el sentido profundo de solidaridad de cuerpo que existe en el ciclismo nacional. Acá nadie habla nada en contravía, ni por chiste. El oscuro poder reinante tras bambalinas se encargaría se proscribirlo profesionalmente sin ninguna duda. La verdad es que en lo deportivo, si se revisan los 20 o 30 primeros lugares, no se encontrarán grandes sorpresas. Los mismos ciclistas que la han protagonizado en los últimos años, vuelven a hacerse presentes. Oscar Sevilla se apunta una nueva vuelta con 38 abriles, su más inmediato rival, Fernando Camargo se presentó con 37 , el cuarto (Ortega) con 34, el quinto (Montaña ) con 32 y así sucesivamente. De los 25 primeros solo 6 corredores tienen menos de 30 años. Entre ellos para destacar el sorprendente tercer lugar de Alexis Camacho con 24 años (Quien no pudo brillar de la misma manera en el Team Colombia) y  el impresionante sub-21 Aldemar Reyes con solo 19 años, en el lugar 23 de la general. De ahí en adelante el protagonismo de los Gato Cárdenas, Flober Peña, Francisco Colorado, Luis Felipe Laverde, Javier González, Víctor Niño y un largo Etcétera. Cierto es que la vuelta es muy dura (podrán faltarle muchas cosas, pero lo dura no se lo quita nadie) y tal vez, se necesiten organismos más maduros y cuajados en la dura profesión de ciclista, pero los aficionados quisiéramos ver una apuesta firme de los equipos por la juventud que es la que finalmente manda la parada. Por eso mismo, la presencia del José Rujano en el equipo de Boyacá se atreve (puesto 50 a casi una hora), no la entienden si no los directivos del equipo. ¿No hay en Boyacá un sub-23 mejor que José Rujano? Los muchachos Boyacenses que no pudieron correr por darle su cupo a este personaje en declive no podrán entender nunca ninguna razón. Por otro lado, ¿la participación del equipo de Chocó y el de Cesar a  qué se debe? ¿Qué favores se pagaron? ¿Por qué se abre la puerta a deportistas que no están en la capacidad de competir? ¿Eso es de una carrera seria?

La presencia de los equipos extranjeros no aporta nada. Ellos no tienen la culpa. La vuelta es demasiado dura para poder correrla con éxito, sin una preparación previa específica y obviamente sin tener cierto pedigree. La vuelta hay que revisarla en su recorrido, para lo cual hemos propuesto múltiples variantes nuevas, creativas e interesantes y hay que ejercer un liderazgo constructivo, que permita traer a ciclistas buenos, de otras latitudes con posibilidades de algún éxito o protagonismo. Lo demás, se ve, relleno. Lo anterior necesita plata… y liderazgo. Se supone que para eso la federación se da el lujo de tener gerente y presidente, dos figuras que deben aportar en ese sentido, aunque uno no entienda claramente la función de cada cual, o por lo menos la diferencia entre uno y otro.

Nos queda la vuelta de los fanáticos, que ha sido previsible, porque ganó el corredor que gana todo en Colombia con el equipo que gana todo en Colombia. Con el pobre aporte al panorama de las figuras locales con caras nuevas, con pocos equipos emergiendo a alto nivel (a excepción, me parece, de la estructura Formesán), con una televisión y unos medios de comunicación que solo son grandes  en las cabezas de quienes devengan su sueldo de ellos, con una vuelta con una exigua presencia en medios, que sigue viviendo del cuento de lo que fue y de lo que se supone que todavía es, y que su coro de sicofantes se encarga de transmitir. Como en todo, lo grave no es decir mentiras o informar lo que no es. Lo grave es creérselo. Si la federación, los medios, los equipos y los allegados a la vuelta, al hacer sus balances de puertas para adentro, creen que esto es un jardín de flores, estamos realmente muy mal. Ojalá, aunque lo dudo mucho, impere la autocrítica y por lo menos privadamente se tome algún correctivo, a ver si algún día los demás,  también vemos la vuelta grande que solo ellos ven.