Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

Ciclismo coyuntural, ciclismo invisible

Colombia's Esteban Chaves of team Orica kisses the pink jersey of the overall leader on the podium of the 19th stage of the 99th Giro d'Italia, Tour of Italy, from Pinerolo to Risoul on May 27, 2016. Nibali escaped alone to a summit-finish victory in the stage whilst Colombia's Esteban Chaves rode into the pink jersey by coming third on the day. / AFP PHOTO / Luk BENIES

Por @PauloForastero

La última semana del pasado Giro de Italia fue un verdadero manjar para los aficionados al ciclismo, más aún para los colombianos que pudimos celebrar victoria de etapa, liderato y podio final de Esteban Chaves. A este lado del mar, y el mismo día que Chaves recibía la maglia rosa, terminaba la Vuelta a Cundinamarca con una serie de noticias controversiales (recorrido lamentable, cambios de última hora, mal estado de la carretera, etc), con protesta de ciclistas incluida, que no tuvieron mucha difusión en la prensa aunque tenían todo el mérito. En el mismo día tuvimos ejemplos de un ciclismo con masivo cubrimiento coyuntural y de un ciclismo que llamaré invisible porque así lo tratan los medios masivos.

Otro ejemplo del cubrimiento coyuntural es que en TV nacional se transmitirá la Route du Sud (una carrera de la tercera categoría UCI (2.1)) pero no se transmite el Criterium du Dauphiné, la prueba por etapas más importante después de las grandes vueltas, en la que midiendo fuerzas de cara al Tour de Francia están corriendo los mejores vueltómanos del pelotón… salvo Nairo, que correrá y probablemente ganará relativamente fácil la Ruta del sur.  Tampoco se transmitirá para Colombia el Tour de Suiza, pese a que hay importante participación colombiana y en la que hay buenas opciones de victoria, pues el cartel es de menor nivel (las superestrellas están batiéndose en Dauphiné)

Señal Colombia transmite Ruta del Sur

Nos preguntarán, ¿Qué tiene de malo que nos transmitan Ruta del Sur si queremos ver a Nairo? Inicialmente, nada de malo. Es una buena noticia para quienes queremos seguir el desempeño de nuestro vueltómano estrella, pero hará que la afición crezca dependiente de nuestras estrellas, y eso continuará la condena del ciclismo invisible.  Lo estamos viendo con el mayor evento ciclístico del país:  El aficionado está recibiendo un mejor cubrimiento de TV de La Ruta del Sur que de La Vuelta a Colombia.  ¿Así cómo van a atraer nuevos patrocinadores si rompen la vitrina para exponer un buen producto?

El lector/televidente promedio, que no sigue el ciclismo durante todo el año, ya reconoce algunos de los escarabajos que corren en Europa y quizá ve algunas competencias de renombre, pero ignora muchas cosas del calendario nacional y sus protagonistas. Gracias a Chaves el público general supo la historia de la llegada de la Vuelta a Colombia a Bogotá porque la noticia se trató en medios masivos.  Se conoció el vainazo de Esteban, la respuesta de la Alcaldía, la respuesta de la Federación, la existencia de alguien que quería ganarse una plata sin estar autorizado para negociar… ¿Hubiera sucedido lo mismo si Esteban no da esas declaraciones? Personalmente creo que no, la noticia ya había pasado de agache varias semanas y hubiera quedado en el olvido como tantos otros desaciertos de la dirigencia.

Los logros internacionales de los escarabajos deberían conducir al crecimiento a gran escala de una afición conocedora de este deporte en toda su amplitud, de la misma manera en que sucedió con otros fenómenos del pasado (Formula 1, béisbol, boxeo), y a partir de allí, conducir al crecimiento de una afición interesada en el ciclismo interno y el calendario nacional, porque “Ciclismo colombiano” que es mucho más que los corredores WorldTour, la modalidad Ruta, la categoría élite y la rama masculina.

Además, el ciclismo es un deporte en el que, si bien se puede disfrutar plenamente una carrera por lo que allí sucede, se disfruta aún más cuando se siguen las competencias de toda la temporada porque se conocen datos, resultados, calendarios y los ciclos de pico de rendimiento de los corredores, que ayudan a comprender y apreciar mejor lo que aparece en pantalla, a poner en su real contexto esos resultados, a hacer proyecciones y comparar los resultados con las proyecciones previas, a entender las dinámicas y jerarquías al interior de los equipos… y con todo ello crear una afición conocedora. Por poner un par de ejemplos: Criterium du Dauphiné brinda un elemento clave para disfrutar en toda su dimensión el Tour de Francia pues allí están corriendo los favoritos en diferentes momentos de su puesta a punto.  Lo mismo puede ocurrir con las vueltas departamentales como preámbulo y puesta a punto hacia la Vuelta a Colombia, pero los medios masivos eliminan la posibilidad de disfrutar esta dimensión del espectáculo.

Muchos aficionados se acercaron al ciclismo mundial gracias a las actuaciones de Rigo, Nairo, Esteban, Sergio Luis, Miguel Angel… (la lista por fortuna es larga). Ahora queremos que ese nuevo aficionado, que ha estado aprendiendo, que lee y se documenta y ya sabe apreciar las sutilezas de la competición, que puede disfrutar el tremendo espectáculo que es París-Roubaix aunque no corran Colombianos, se acerque también a las pruebas que se organizan en suelo colombiano, debidamente atendidas por los medios a través de una transmisión y unos contenidos de calidad, evitando el atajo de saturar al público con los cubrimientos cliché y con las transmisiones con más griterío que contexto. Sigamos hablando de ciclismo mundial, pero también vayamos a la carretera, los velódromos, las ligas y las escuelas. Nuestro deporte local está lleno de historias maravillosas y hay que ir por ellas, es la manera de liberarlo de su invisibilidad y liberarnos de que solo nos brinden cubrimiento coyuntural, como está sucediendo con La Vuelta a Colombia.