Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

Ciclismo y Arte: Entrevista a Sandra Gómez

Sandra, y dos de sus pinturas
No es más que la expresión de mi alma que me permite inmortalizar mis más profundos pensamientos y sentimientos… Con la voz de mis manos puedo plasmar en un lienzo las palabras que, quizás, jamás diría. A través de la pintura puedo expresar lo que pienso, mi paz interior o mi felicidad. Soló en los matices del Óleo, he logrado logrado encontrar el método para exteriorizar todo el universo que está en mi corazón.” 
Sandra Patricia Gómez, octubre 16 -30 de 2012. 




Campeona nacional, campeona panamericana, campeona centroamericana, campeona del tour femenino…  Sandra Gómez tiene un impresionante palmarés , tanto en pista como en ruta, que abarca una década completa.  Hoy se encuentra semi-retirada del deporte y se consolida como artista. Se destaca entre su obra las pinturas al óleo sobre el ciclismo.
La Ruta del Escarabajo la contactó para hablar de su trayectoria deportiva y su faceta como artista.  En esta primera parte nos hablará de su historia sobre la bicicleta.
 
 
Buenos días, Sandra.  Bienvenida a La Ruta del Escarabajo

Buenos días, muchas gracias a ustedes por este espacio.

 

Hablemos primero de tu faceta como ciclista.  ¿Cómo iniciaste tu carrera deportiva?
Yo estaba en la universidad y me empezó a gustar la bicicleta.  Iba a clases en bici, madrugaba a montar o salía los domingos.  Entonces conocí a algunos recreativos (Senior) de Bolívar, me invitaron a una carrerita y les pude aguantar el paso.  Yo quedé emocionada, me dije “esto es super rico”, ellos le dijeron al entrenador de la Liga de Bolívar “hay una niña nueva, ya corre con nosotros”, me presentaron a él y comencé a entrenar con la liga.  Recuerdo la fecha exacta: 24 de abril de 1996
 
¿Iniciaste en pista o en ruta?
Las dos, simultáneamente, porque como casi no había niñas, participaba en todas las competencias.  Al principio me iba regular en la pista porque en Cartagena no hay velódromo y teníamos que ir a entrenar a Barranquilla, entonces hacíamos más ruta en Cartagena y los alrededores, principalmente recorridos planos.  De vez en cuando íbamos a Turbaco, que tiene una subidita de 2km
 
¿Cuáles fueron tus primeros logros?
En 1998, el campeonato nacional fue en Cartagena y quedé medalla de plata en la contrarreloj individual (CRI).  Entonces clasifiqué al Panamericano de Brasil, conocí a los corredores élite…  Pero yo era muy novata, no me fue muy bien y tuve una caída en la prueba de ruta, pero llegué super-emocionada a seguir entrenando duro.  
 
¿Cómo se da tu traslado a Medellín?
Después del panamericano decidí dedicarme 100% al ciclismo.  Entonces hablé en mi trabajo y en mi casa y les dije que me iba a Medellín.  Me dijeron “¿Cómo así?  ¿Vas a dejar todo aquí tirado?”, pero tomé la decisión y me fui el 18 de octubre de 1998.
 
Campeona nacional de persecución
¿Qué tal fue ese cambio?
Al principio fue muy difícil, me fui con mis ahorros, vivía de pieza en pieza, tenía que estirar mucho el dinero… Mi entrenador fue alguien que me apoyó mucho desde el comienzo, miró mis condiciones, se convención de que había potencial y me dijo “sigamos”.  Al año siguiente volví a quedar subcampeona nacional de CRI, campeona nacional de persecución y subcampeona de la prueba por puntos.  Volví a clasificar a Panamericanos.
 
 
Campeona nacional de Scratch
(Maria Luisa Calle fue plata)
¿Pero seguías representando a Bolívar?
Sí, corrí por Bolívar hasta el año 2000, cuando fui bronce en persecución, pero yo vivía y entrenaba en Medellín, y a veces había conflictos por eso.  Entonces me dijeron que si le daba una medalla a Antioquia tendría apoyo.  En 2001 tuve una caída, con fractura de clavícula y no tuve buenos resultados, pero en 2002 fui medalla de plata nuevamente en CRI, Persecución, fui campeona del scratch, pero el apoyo de Antioquia nada que llegaba.  ¿y entonces?
 
¿Cómo te sostenías?
Yo me rebuscaba con los recreativos, y con algunos apoyos que  tenía para correr.  Mi ventaja era ser de la selección Colombia y tenía viáticos cuando íbamos a campeonatos, yo los ahorraba y con eso me ayudaba a sostener y cubría mis gastos personales.  

 
Campeona Panamericana
En 2003 fui campeona nacional CRI, clasifiqué a los juegos panamericanos, pero la liga no me brindaba el apoyo que quería.  Me daba el almuerzo en la villa olímpica y nada más. 
 
En 2004 quedé campeona panamericana en la prueba de puntos, y al no concretarse un apoyo mejor, decidí cambiar de liga.  Ese año se acercaban los campeonatos nacionales y yo seguía a la espera de recibir finalmente un apoyo.  Como no lo recibí, decidí no correr en ese campeonato y para 2005 cambié de liga y me fui para Risaralda.
 
¿Cómo te fue en esa nueva liga?
Me fue bien, fui bronce en los campeonatos nacionales CRI y fui campeona del Tour femenino, que ese año tuvo su primera edición.
 
Tuviste medallas en pista y ruta.  ¿Cuál es tu prueba favorita?
En ruta me gusta la contrarreloj, en pista la persecución, individual o por equipos.  Me va bien en la prueba por puntos porque las persecutoras generalmente ganamos por vuelta ganada, frente a las velocistas puras que ganan por los embalajes.
 
Háblanos de ese primer tour femenino.  Finalmente pasabas a una prueba por etapas.
Ese primer tour tuvo el mismo recorrido y el mismo kilometraje que la vuelta al porvenir masculina.  Eso me convenía porque yo tenía muy buena resistencia, que es una ventaja que sobresale en los recorridos largos.
 
¿Qué tipo de corredora eras en las pruebas por etapas?
Yo soy pasista, rodadora.  Tengo buena resistencia, me va bien poniendo buen paso en el plano.  Escalando me va bien si la inclinación no es muy alta. Cuando gané el tour femenino, la etapa clave tenía una subida larga de 14km y yo solté  la última en el km 6, pero hasta el kilómetro 5 íbamos muchas juntas.  Si la subida hubiera sido más corta, habrían llegado varias conmigo y habría perdido el año en el embalaje.
 
Campeona del primer Tour Femenino.

¿Había más pruebas para mujeres?

No, hasta ahora comenzaba el tour femenino.  Las mujeres generalmente corríamos con los juveniles o con los senior en las pruebas que organizaban ellos y también en sus entrenamientos.
 
Luego llegó tu paso a Italia.  Cuéntanos cómo fue
Los primeros meses fueron duros: solo entrenaba, no competía, me dio duro la convivencia, éramos 7 mujeres en la casa y yo soy muy psicorígida con el aseo y el orden (risas) entonces había conflictos.  Después de dos meses me tocó relajarme, me dije “Sandra, tú en lo tuyo y a relajarte”.
 
Alcancé  ir a algunas carreritas, no corrí el giro femenino, no nos llevaron porque el equipo (Team Pratomagno) no era de los mejores. Fuimos a algunas carreras en República Checa y Austria.
 
¿Qué recuerdas de esas carreras o de la manera de correr?
Recuerdo que siempre se iba a mil, siempre se buscaba fugas, si la cazaban aparecía otra.  Las muejres corren mucho del estilo de los prejuveniles aquí. 
 
¿Tuviste algún logro destacado?
No.  En Italia tendría que estar mínimo dos años para comenzar a cosechar triunfos, primero hay que adaptarse a la vida, el clima, el ritmo…  Duré 5 meses y medio Abril a septiembre, hasta que acabó la temporada.
 
Campeona nacional de Ruta
¿Y a tu regreso, por cuál liga corriste?
En 2007 seguí viviendo en Medellín por las facilidades para entrenar, pero corrí por la liga del Valle.  Ese año quedé campeona nacional de Ruta, Maria Luisa Calle fue segunda.  Estaba en muy buen nivel y luego corrí los juegos panamericanos, en donde ganamos la medalla de oro en persecución por equipos.
 
En 2008 continué con la liga del Valle, yo creo que ese fue el año de mi máximo nivel competitivo.
 
Para 2009 regresé a Risaralda, pero fue un año difícil: volví a caerme con fractura de clavícula, estuve enferma, había poco apoyo y comencé a desanimarme y ya en 2010 me retiré.  Desde entonces he tenido altibajos, pienso en volver, en no volver… No quería dejarlo pero me tocó.  El ciclismo es algo que me apasiona, pero no puedo seguir así con las uñas.
 
Subcampeona Panamericana
¿Por qué el ciclismo femenino tiene tantas dificultades?
La principal razón es la falta de equipos profesionales, con contratos que permitan a una mujer vivir de esto tal y como sucede con los hombres. En los últimos años ya están formando equipos, pero el apoyo es solo para ir a las carreras, ¿pero qué pasa con las ciclistas como yo, que vivo en la costa pero para rendir hay que vivir en la montaña?  Ese apoyo no cubre la estadía o la alimentación en otra ciudad.  Muchas ciclistas tienen su familia que les apoya con estos gastos, con estudios, etc., pero hay muchas otras que no.
 
Entonces uno depende de las ligas, de sus presupuestos pequeños, de los cambios de dirigentes…  Se complica todo
 
Una vez se propuso que los equipos élite masculino tuvieran dos mujeres en su nómina, pero esa idea no cuajó porque decían que entonces había desorden, que los pelados se le iban a meter al cuarto a las mujeres… pero los equipos tienen la manera de controlar eso.
 
¿Y con respecto a las competencias femeninas?
Esa es otra, en la costa no hay carreras.  En marzo de este año regresé a Cartagena, me animaron nuevamente en la liga, me dijeron “Sandra, mira que aquí no hay mujeres, a ver si te animas para que nos representes” y volví a entrenar, pero solo he corrido tres carreritas pequeñas desde entonces.  
 
¿Vas a correr los juegos nacionales de 2015?
Yo quiero, pero primero hay que definir el apoyo que voy a tener.  Si las condiciones son favorables compito, las ganas las tengo pero tengo que comenzar a correr ya.  Cuando uno ha dejado de correr por tantos años no puede simplemente montarse en la cicla y hágale.  La motricidad y los reflejos se pierden mucho.  Se pueden recuperar con entrenamiento pero hay que ser pacientes y constantes.
 
Este año estuve en la vuelta a Colombia senior y me fue como perro en misa (risas), me sentía de lo más patacona y me daba susto sentir ciclistas al lado, estuve súper nerviosa.  Tengo que mejorar eso.
 
Si corres nacionales, ¿qué pruebas harías?
Yo comenté en la liga que tengo la ventaja de saber para donde voy, en qué soy buena. Yo digo: Entrenemos CRI y pruebas en grupo en pista. Punto. Es lo que sé que me gusta y puedo dar un resultado ¿Para qué perder tiempo entrenando la prueba en línea? Si hay un circuito con repecho o escalada no tengo nada qué hacer, lo aprendí en 2011 en el circuito en Tunja, en el que yo me quedaba en el repechito de llegada a la plaza de Bolívar, aunque en la bajada y en el plano volvía a enlazar el lote.
 
Igual, debo entrenar el doble que una pelada de 20, debo vivir en una ciudad con subidas, cuestas.  Este año he estado viviendo en la costa.  Si voy a correr, debo vivir en una ciudad como Medellín pero necesito apoyo para la estadía.
A propósito, ¿Cómo te parecen los actuales recorridos de las pruebas femeninas?
 
La principal objeción que tengo es el recorte en el kilometraje de las etapas porque me parece que va en perjuicio del ciclismo femenino.  En las pruebas internacionales sí se mantienen las distancias largas, el mundial del año pasado fue sobre 140km, no tiene sentido que aquí corramos 50-70km solamente.
 
¿Por qué crees que se recorta el recorrido?
Dicen que es para no excluir a muchas corredoras nuevas que están llegando y que aún no tienen el nivel para correr las distancias largas, pero con esa decisión están estancando el ciclismo femenino.  Deberían hacer pruebas aparte, o en las mismas pruebas pero con recorridos y premios aparte para las más novatas.  Cuando estuve en Italia las etapas eran de 100-120km.
 
Cuando fui campeona nacional CRI el recorrido era largo (30km) y favorecía a las corredores de resistencia y bien entrenadas en fondo, como yo.  Ojalá el campeonato nacional tenga un recorrido sí de fuerte.
 
¿El ciclismo femenino puede beneficiarse del auge mediático que ha tenido el ciclismo masculino últimamente?
Claro, pero todo debe apuntar a la conformación de equipos. De lo contrario, va a ser como tantos ciclistas que pasan desapercibidos aunque entrenen y compitan todo el año.  Sin un equipo que les garantice que pueden vivir de esto, serán noticia solo en las competencias que puedan dar una medalla.
 
Así pasa con el ciclismo femenino.  A las juveniles les fue bien en el mundial, Maria Liusa Calle ha servido de referente para tenernos en cuenta, pero dependen mucho de patrocinios que a veces se demoran.  Puede ser que te falte la misma bicicleta, como le pasó a Yesenia Meneses, o que no puedas tener otras ayudas como los recuperantes.
 
¿Qué es un recuperante?
Son suplementos y ayudas que tú necesitas como ciclista.  Por ejemplo, puede ser una sustancia como la Esafosfina (No es doping), que te ayuda en la recuperación muscular (Nos lo daban en las carreras en Italia) pero también puede ser ayuda profesional como fisioterapeuta, masajista, nutricionista, psicólogo deportivo…  Nadie te va a dar un masaje gratis, y si no puedes tener uno estás en desventaja con quienes sí lo tienen.  Entonces, el apoyo no puede ser solo para la bicicleta o la comida, necesitas que el apoyo sea integral.
 
Muy bien, Sandra.  Muchísimas gracias por dejarnos conocer tu trayectoria deportiva.  Quedamos pendientes de publicar tu faceta como artista, en la que vemos que tienes también importantes logros para mostrar.
Muchas gracias a ustedes. Me dará mucho gusto hablarles de mi pintura.


(Leer la segunda parte de la entrevista)