Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

¿Colombia no irá al Tour de l’Avenir?

Equipo campeón en el Tour de l'Avenir 2010.  foto tomad de Las2Orillas.co

(Por Stéphane Mugnier, Traducción de Slosada)


(Leer entrevista a Ramiro Valencia Cossio, Presidente de la Federación)
(Leer entrevista a Ignacio Vélez, Asesor del equipo 472-Colombia)
(Leer los cálculos para clasificar al Tour de l’Avenir)

Después de afirmar en la entrevista hecha en este mismo Blog acerca que no habría equipo nacional para participar en la prueba de 2014, el presidente de la Federación Colombiana de Ciclismo, Ramiro Valencia Cossio, se retractó declarando al periódico El Tiempo: “Si se mantiene el escalafón Colombia irá al Tour de l’Avenir. Ya nos reuniremos con el técnico nacional, Carlos Mario Jaramillo, para hablar sobre el tema, convocar a los ciclistas y demás” (Leer noticia) Entonces ¿Qué motiva ese cambio de parecer en 15 días? Una corta aclaración sobre las luchas internas en el ciclismo colombiano de hoy.

Una reseña histórica obligada
Después de 20 años de ausencia, Colombia regreso al Tour de l ‘Avenir en 2007 gracias al nacimiento del programa “Colombia es Pasión” del Ministerio del Comercio, Industria y Turismo, que deseaba mejorar la imagen del país a través del ciclismo. Una misión es confiada por el ministro de esa época a su amigo, Ignacio Vélez, para crear un equipo que llegue al nivel Procontinental en 2011. Mientras tanto la elección presidencial de 2010 cambia el escenario. El presidente recién electo, Juan Manuel Santos, también cuenta con el deporte para glorificar el país dentro del marco del programa “Superate” y es, entonces, Coldeportes quien se encarga del proyecto ciclista. Su nuevo director, Jairo Clopatofsky, quien quiere hacer del instituto un verdadero ministerio del deporte conserva la mayor parte de corredores del equipo Colombia es Pasión al final del 2011, pero se deshace de todo el personal técnico y administrativo, incluyendo a Ignacio Vélez, dando así nacimiento a Colombia-Coldeportes y a su equipo satélite: Coldeportes-Claro.

Vélez, Luisa Fernanda Ríos (gerente) y Luis Saldarriaga (director deportivo), ahora separados del equipo,organizan una estructura destinada a la formación de corredores jóvenes colombianos: El actgual equipo 4-72 Colombia.

A pesar del abrupto revolcón, no hubo escándalos porque el equipo 4-72 hace valer su experiencia en la Copa de las Naciones sub23 y el Tour de l’Avenir, para firmar un contrato con la Federación Colombiana de Ciclismo hasta finales del 2013. Sin embargo un nuevo cambio institucional se produce, esta vez en la cabeza de la Federación Colombiana de Ciclismo: Jorge Ovidio González deja su puesto a Ramiro Valencia Cossio a principios del año pasado, y la transición entre un directivo inmerso en el ciclismo desde los años 80 y un abogado de carrera política (gobernador de Antioquia, alcalde de Medellín y Ministro de Minas y Energía) es difícil.

La Tensión Aumenta
Rápidamente Ramiro Valencia es objeto de burlas de los aficionados del ciclismo colombiano por sus declaraciones torpes, mostrando un desconocimiento craso de este deporte a pesar de su presencia en el seno de la Fedeciclismo por 3 años (Leer “El presidente que no conoce lo que preside“) Por el contrario, desde su llegada al ciclismo, el directivo ve con malos ojos la influencia de Vélez y su equipo para escoger los corredores colombianos para el Tour de l’Avenir, y espera ansiosamente el fin del contrato que une a la Federación y el 4-72.

Los hechos pueden darle tela para cortar. En efecto, el equipo de Ignacio Vélez acepta abrir la puerta a ciclistas de otros equipos colombianos para la selección del Tour de l’Avenir con pruebas fisiológicas y sicológicas obligatorias. En el 2011 tres corredores externos participaron en la victoria de Esteban Chaves. En 2012 solo James Jaramillo fue invitado. El año pasado el equipo fue 100% del 4-72. 

Esta voluntad (legítima) de hacer valer su inversión y su eficacia (dos victorias consecutivas) molestó a otros, entre quienes figura en primera fila Héctor Urrego, periodista emblemático para el ciclismo de Colombia y redactor de Revista Mundo Ciclístico. El segundo lugar de Chamorro en 2012 retrasó los ataques contra Vélez y su equipo, de parte del “gurú”, apodo otorgado por los detractores del periodista, dada su influencia en el ciclismo colombiano y su convergencia de puntos de vista con el nuevo presidente Valencia. Por el contrario, el séptimo puesto de Heiner Parra el año pasado, es juzgado rápidamente como una derrota y comenzó la lluvia de críticas al proceso de selección del 4-72, acusado de querer acaparar el equipo nacional y debilitarlo.

El 28 de octubre de 2013, la Revista Mundo Ciclístico, en este artículo reveló el objetivo de Ramiro Valencia de controlar a partir de ese momento todas las opciones para las selecciones nacionales. Héctor Urrego sumó su zarpazo contra el 4-72 “ para el Tour Avenir 2014 no serán los dirigentes, ni el técnico del equipo patrocinado por 4-72 Colombia, quienes escojan los ciclistas que integrará el equipo que represente al país […] lo que favorece la presencia de corredores que por diversas razones no fueron tenidos en cuenta en oportunidades anteriores, desconociéndose así los méritos y condiciones de otros corredores de equipos y ligas del país” Olvidando mencionar que muchos corredores y equipos declinaron la invitación a la pruebas de selección.

Las cosas parecían claras entonces desde el año pasado. Además la influencia de Ramiro Valencia y las buenas actuaciones de los ciclistas colombianos permitieron a la Fedeciclismo firmar contratos con dos patrocinadores históricos que habían dejado el ciclismo en las épocas más duras: Postobón y Avianca. Un financiamiento ideal para futuras selecciones nacionales.

Dentro de esas condiciones, ¿Por qué habría de responder a la petición de entrevista de Ignacio Vélez quien quería discutir un nuevo acuerdo para la Copa de las Naciones 2014? Tal vez porque Ramiro Valencia es ambicioso pero no parece tener el método para lograr sus objetivos.

Desconocimiento, Malos Entendidos y Mala Fe
Y así llegamos a las famosas negociaciones que se desarrollaron a finales de febrero y principios de marzo, con ocasión del Campeonato Mundial de Ciclismo en Pista en Cali. Inesperadamente sabemos, en la entrevista dada a La Ruta del Escarabajo, que es Ramiro Valencia quien hace a primera proposición a Vélez: tres corredores del 4-72 y tres corredores seleccionados de otros equipos, con Luis Saldarriaga como entrenador. Incluso si Valencia no permite que el equipo lleve los colores del 4-72, dados los contratos firmados por la federación, Ignacio Vélez está más que satisfecho con esta oferta que se parece mucho a los que se hacía en 2011. Entonces ¿Por qué hubo un enfrentamiento?

La respuesta parece un chiste para aquellos que conocen las reglas de la Copa de las Naciones y el ciclismo en general, lo cual no parece ser el caso de Ramiro Valencia. Cuando Saldarriaga se entrevistó con él, todo cambió en el momento en que le hizo notar que la fecha límite de inscripción de corredores para las tres primeras pruebas de la Copa de las Naciones sub23 no permitía organizar una selección de tres corredores fuera del 4-72 y que para esas pruebas solo los corredores del 4-72 podrían ser inscritos a tiempo. Lo anterior no perjudica para nada el acuerdo entre Vélez y Valencia sobre el Tour de l‘Avenir. Y fue en ese momento que Valencia se enoja: “Perdónenme, pero no podía permitir que a la Federación se le presionara de esa manera, y di por terminada esa conversación. No vamos a ir al Tour de l’Avenir” un gran muestra de autoridad, un poco manchada por “Ya nos pusimos en contacto para ir al GiroBio, carrera también muy importante, a la que hace años no vamos”. Difícil participar en una prueba que no se disputa desde el 2012.

Dentro de su furia, Ramiro Valencia olvidó que las 3 pruebas europeas no son la única manera de acumular puntos para la calificación del Tour de l’Avenir. Las pruebas de ruta de los campeonatos continentales también suman, y después de la entrevista, el equipo sub-23 de Colombia arrasó en los campeonatos panamericanos, obteniendo los puntos deseados y regresándole el optimismo al Sr. Valencia.

El revelador de un problema más profundo
Después de un largo periodo de vacas flacas, el ciclismo colombiano conoce desde hace algunos años un auge gracias a la perseverancia de algunos dirigentes apasionados que lograron valorar una generación prometedora inyectando un aire de modernización en el enfoque del deporte: Detección de talentos, carreras en el exterior, pruebas de laboratorio, entrenamientos con potenciómetro, pasaporte biológico, etc.. Los resultados concretos de esta inversión permitieron el retorno de patrocinadores, un interés más frecuente de los medios y los políticos. El ciclismo volvió a ser una cuestión de poder y dinero, y cada uno intenta atraer la cobertura y de aprovechar la torta que crece.

Simultáneamente este nuevo viento ha sido contrarrestado por algunos olores más nauseabundos venidos del pasado o del presente: Las peripecias del Dr. Beltrán, la influencia de viejos “puertistas” o dopados en general que aún son corredores, entrenadores o dirigentes y con reputación siempre perversa, de casos comprobados, de sospechas malsanas, etc.

Y sobre este tema sensible del dopaje, se debe reconocer que los medios colombianos publican poco mientras que numerosos aficionados denuncian o suponen ciertos “hechos ocultos” y algunas complacencias. ¿Hará falta comunicar (los casos de dopaje) con el riesgo de espantar a inversionistas que regresan?

En este campo también Ramiro Valencia ha sido más que torpe porque muchos le reprochan haber declarado en un video: “La lucha contra el dopaje […] no es mi objetivo. Absolutamente no es objetivo de la Federación”

Es cierto que sin saber el contexto en el cual fue pronunciado y olvidando que el nuevo presidente ha afirmado regularmente su voluntad de seguir la política de lucha contra el dopaje, se roza el escándalo.

Un buen número de detractores de Ramiro Valencia le argumentan los esfuerzos de Ignacio Vélez, que ha hecho de la lucha antidoping su prioridad y su sello de fábrica. Colombia es Pasión fue pionera en la implantación de un seguimiento interno longitudinal y Vélez es promotor estos últimos meses del “Movimiento por un Ciclismo Ético” que tiene como objetivo asociar otras formaciones colombianas a un estatuto contra el dopaje. Así como con la selección de corredores para el Tour de l’Avenir, Vélez es también acusado de “pisar ciertos callos” y su lucha hace rechinar los dientes de algunos corredores y dirigentes. 

He ahí la causa principal de la dificultad de Vélez y Valencia de discutir tranquilamente por el bien del ciclismo colombiano. Lo cual es confirmado por el dirigente del 4-72 en el foro de La Ruta del Escarabajo bajo el seudónimo de ”El Coach”: “Incluso si la Federación persiste con su actitud contra nuestro equipo (el telón de fondo siendo mi fuerte implicación contra el dopaje) yo estaré siempre ahí para ayudar a los jóvenes talentos colombianos”

 

Y entonces, ¿Calificados o no?
Para concluir regresemos al problema inicial: ¿Participará Colombia en el Tour de l’Avenir? Ramiro Valencia tiene esperanzas, pero también dudas sobre la permanencia de un puesto dentro de las 20 naciones calificadas. El seleccionador nacional, Carlos Mario Jaramillo, es más optimista pero espera la luz verde de su presidente. Los medios colombianos tampoco dan la respuesta. Intentemos entonces darle una respuesta definitiva al Sr Valencia, tomando como base la reglamentación UCI que ya Eddy Jácome analizó en este artículo

Colombia ocupa el puesto 15 con 8 puntos en la Copa de las Naciones sub23. Está empatada con Alemania, pero tiene la ventaja del artículo de la UCI:

2.14.028 Después de cada prueba las naciones en igualdad serán clasificadas según el número de primeros puestos, segundos, etc (solo puestos que otorguen puntos). Si la igualdad continúa, serán desempatadas según la mejor clasificación en la prueba más reciente.

Con la victoria de Fernando Gaviria en México, Colombia tiene un primer lugar que Alemania no tiene.

Solo quedan 2 pruebas: Campeonato de Asia y campeonato de Europa. Como no hay pruebas ni en Oceanía ni en África, ningún país de esos dos continentes puede amenazar el puesto de Colombia (entonces Australia no es una amenaza).
Para ser breves, éste es el peor escenario para Colombia:

1. Un equipo diferente a Kazajistán gana el campeonato asiático (Kazajistán ya está delante de Colombia en la clasificación actual, y además es la sede) y obtiene 8 puntos. Por ser más reciente, dicha nación sobrepasa a Colombia en virtud del artículo 2.14.028 ya mencionado.

2. Un equipo europeo no clasificado actualmente (Suecia o Portugal, por ejemplo) gana el campeonato de Europa y obtiene 10 puntos. Sobrepasa a Colombia.

3. Alemania, Polonia e Italia marcan suficientes puntos para adelantar a Colombia (Alemania 8+2, Polonia 7+3, Italia 3+6). Nótese que si un equipo no clasificado termina segundo apenas empata con Colombia pero pierde por el número de primeros puestos.

Resumamos: Un país de Asia (aun sin puntos) + un país europeo (sin puntos actualmente) + Alemania + Polonia + Italia = 5.
Colombia es actualmente 15 y como 15+5=20, Colombia no puede terminar más allá del puesto 20.

Acá otros artículos de la UCI:

2.14.021 El organizador de una prueba que se desarrolle en julio debe hacer llegar una invitación a los 20 primeros países en la clasificación de la Copa de las Naciones sub23. Los equipos nacionales que obtuvieron puntos en equipo mixto, solo pueden podrán ser elegidos para participar en equipo mixto.
2.14.022 La organización deberá aceptar la participación de las naciones seleccionadas anteriormente si responden positivamente a la invitación.

Entonces, Sr. Valencia: esté tranquilo. Sin importar qué pase, su equipo sub23 ya está calificado y solo le queda a Ud. organizar de ahora hasta agosto. Sería lamentable que Ud. comprometiera el futuro de los mejores jóvenes colombianos como lo dice Rodrigo Contreras: “Nosotros esperamos la confirmación para dar lo mejor de nosotros. Esta carrera sirve para asegurar nuestro futuro”