Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

¿Cuál es el monumento más difícil?

PIC452136460

Por Cillian Kelly
@irishpeloton – Leer original en inglés

Esta es una pregunta imposible de responder con unanimidad porque será siempre algo subjetivo. ¿Cómo se define”difícil”? ¿Qué criterios tendremos para medir esa dificultad? ¿Cuestas? ¿Adoquines? ¿Viento? ¿Lluvia? ¿Velocidad?

Tal vez una buena manera de comenzar sea descartar todas las clásicas que no sean considerados como uno de los cinco monumentos y centrarnos solamente en Milán-San Remo, Tour de Flandes, París-Roubaix, Lieja-Bastoña-Lieja y el Giro de Lombardía. Después de todo, son consideradas por encima de las demás por alguna razón.

(Leer: las grandes clásicas, la esencia del ciclismo)

Encontrar una respuesta definitiva puede ser imposible, pero podemos tener en cuenta evidencia anecdótica sobre qué tanto exige una carrera como éstas.

Portada de la autobiografía de Sean Kelly

Portada de la autobiografía de Sean Kelly

En su reciente autobiografía ‘Hunger’, Sean Kelly habla de la dura carrera que ganó en 1984 y nuevamente en 1986. Dice “París-Roubaix es la prueba de un solo día más dura que un ciclista puede enfrentar”.  Su compatriota Nicolás Roche, en su libro “Dentro del Peloton “, se refiere al otro monumento adoquinada en términos parecidos. Roche escribe: “Le dije a la gerencia del equipo que no había hecho ninguna carrera en siete u ocho semanas, yo no podía pensar en correr el Tour de Flandes, Quizá la clásica más difícil del calendario”

Portada de la autobiografía de Nicolas Roche

Portada de la autobiografía de Nicolas Roche

Mark Cavendish, ganador de Milán San Remo en 2009, dijo “Es una carrera larga, muy fácil de terminar, pero la más difícil de ganar, porque cada uno de los 200 corredores que parten tienen una oportunidad.”  En una edición de 1966 de L’Equipe, así es anuncuado el monumento más antiguo de todos : “Durante 12 años, hemos estado esperando una explosión de parte de Jacques Anquetil: ganar una clásica de un día. En la Lieja-Bastoña-Lieja, la más dura, la más exigente de todas ellas, finalmente llenó ese vacío de su palmarés “.

Por último, el Tour de Lombardía, considerado (como era de esperarse) por su ex director Angelo Zomegnan como la más difícil. El propio Angelo decía: “Es el monumento más difícil. Es tan duro como grandioso. Lombardía no es una clásica para tomarse a la ligera “.

Si se compara una carrera predominantemente plana y sin adoquines como Milán-San Remo con los tramos de pavé de Roubaix y Flandes o con el terreno quebrado y sin descanso de Lieja o Lombardía, nunca va a haber una fórmula correcta para averiguar cuál es el más difícil. Pero hay ciertos datos empíricos que permiten inferir algo a partir de las listas de resultados de los últimos 50 años. ¿Nos ayudarán a tener una respuesta correcta?

Un indicio de que la carrera sea la más difícil podría ser si es posible que un debutante se lleve la victoria. Si alguien que nunca ha hecho esa carrera antes vence todos sus rivales, aún siendo un primerizo, eso significa que probablemente sea una carrera más fácil que aquella en la que es necesario acumular años de experiencia en aprender las dificultades y los matices de la misma antes de ser capaz de ganarla.

Ganadores debutantes en los últimos 50 años

1

Paris – Roubaix es el único monumento en el que ningún corredor debutante ha ganado la carrera en los últimos 50 años. En Las otras cuatro carreras ha habido vencedores debutantes como Mark Cavendish, Jacky Durand, Evgeni Berzin y Damiano Cunego.  Esta cifra nos lleva a otra, un poco más compleja, para medir la dificultad: ¿cuántas ediciones en promedio necesita correr un ciclista antes de saborear la victoria? De nuevo, estos datos sólo se refieren a los últimos 50 años.

Número promedio de ediciones corridas antes de la victoria.

2

Una vez más, los datos sugieren que París-Roubaix es más difícil que los otros monumentos. La baja cifra de 2,21 sugiere que el Tour de Lombardía es la más fácil de ganar. Sin embargo, para esta carrera única, esta cifra podría tener más que ver con el hecho de que se disputa al final de la temporada en lugar de estar agrupados en la primavera como el resto de ellas.

Para ampliar esta información aún más, podemos considerar el dato de cuál es el mejor resultado previo de cada ganador de cada monumento antes del año que lo ganaron.

Número de ganadores cuyo mejor resultado previo fue de:

3

Una vez más es claramente la París-Roubaix la que parece ser la carrera más dura. En otras palabras, es la carrera que requiere mejores resultados previos para ganarla, lo que podría ser visto como una medida de la dificultad. Los únicos tres corredores en los últimos 50 años que han ganado la París-Roubaix sin haber terminado previamente en el top 20 son Jean-Marie Wampers (Mejor puesto anterior, 26°), Dirk Demol (33°) y Felice Gimondi (64°). Esto también es algo que no ha ocurrido desde hace mucho tiempo. Wampers es el más reciente ganador de estos tres y su victoria es de 1989.

De los otros cuatro monumentos, parece ser el Tour de Flandes el que hace algo de sombra en las tres tablas mostradas. A propósito, los cuatro corredores que han ganado el Tour de Flandes en los últimos 50 años sin haberlo terminado antes fueron: Jacky Durand, René Martens, Cees Bal y Dino Zandegù.

Así que de nuestras cinco citas iniciales, parece que la de Sean Kelly es la más exacta con su afirmación de que la París-Roubaix es el más duro de todos los monumentos, y habiendo terminado en el podio de las cinco carreras de un total de 13 veces, Kelly estaría en una muy buena posición para afirmarlo.