Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

El Agridulce sabor del ciclismo colombiano

Bernardo Suaza del equipo 4-72  triunfador en el Giro Valle D’aosta

(Bernardo Suaza, del equipo 472, Vence en el Giro del Valle de Aosta)

(Por Albamo)

Para los colombianos, el ciclismo no es un deporte cualquiera, la dimensión que ha alcanzado gracias a la actuación de nuestros valientes escarabajos no deja impasible a ningún compatriota,  gracias al desarrollo de los medios de comunicación hoy puede ser testigo de excepción de sus logros, puede festejar al instante con sus triunfos,  llorar con las derrotas y sufrir con la desidia  en su manejo por muchos de sus dirigentes.

En estas últimas semanas nuestro deporte bandera no dejó de depararnos emociones a granel, agradables como  el gran triunfo del juvenil  Bernardo Suaza en el Giro del Valle  D’Aosta y la extraordinaria victoria de Nairo Quintana en la Vuelta a Burgos, quien en un estelar regreso a las carreteras europeas logró reiterar su victoria del 2013, dejando muy en claro que a pesar de no estar aún el mejor punto de su preparación, espera encontrar la óptima forma  en una Ronda Ibérica que albergará con pocas excepciones a lo mejor del pelotón internacional. Fromme, Purito, Evans, Pinot, Valverde, Contador,  y nuestros Urán, Arredondo y Chaves tratarán de hacerle la carrera difícil al natural de Cómbita, quien se postula como el máximo favorito de la prensa y la afición.

1

El bellísimo portal de la Catedral de Burgos brinda un digno marco al podio de Nairo.
Foto de @VueltaABurgos

Desafortunamente no todo puede ser felicidad.  Dentro de los hechos tristes que  afectaron a nuestro ciclismo en las pasadas semanas encontramos lo acaecido con Carlos Betancur;  mucho se ha dicho y especulado sobre su  presunta enfermedad, sobre el sobrepeso que le acompaña, sobre su posible terminación anticipada del contrato que lo liga al Ag2r, así como su vinculación a otro equipo World Tour. Lo único cierto es que a una semana del inicio de la Vuelta a España proporcionó una de las peores actuaciones que yo recuerde de un ciclista colombiano, (y menos de alguien con sus excepcionales condiciones) al ser último en la  CRI y en la clasificación general de la Vuelta a Burgos. Esto lo digo con una gran tristeza pues me considero un gran admirador de su calidad como ciclista y a quien he defendido en múltiples ocasiones del ataque de  sus detractores. No hay algo que me gustaría mas que  fuese el mismo Betancur quien con su actuación en la Vuelta  me hiciera tragar mis palabras y me obligara  a retractarme para decirle a la afición que todo aquello que se dice  son rumores sin ningún fundamento.

2

Caída de Carlos Betancur en la primera etapa de la vuelta a Burgos.
Foto de Ciclismo a Fondo

Hechos no solo más tristes sino desagradables tienen que ver con la recién terminada  Vuelta a Colombia, de los cuales podemos destacar:

– Una pobrísima nómina de equipos extranjeros.

– Un recorrido incoherente y  mal planificado.

– Una información deficiente e inconexa.

– Una planimetría vergonzante. (Leer artículo)

– Una transmisión televisiva a la que se le abona el esfuerzo de los realizadores,  pero lejos de los parámetros que son norma en cualquier emisión de una carrera de carácter internacional, como son  la oportuna información sobre los resultados y la presencia indispensable de un generador de caracteres, en especial  en las etapas contra el reloj.

– Y como punto final los resultados deportivos, donde siguen triunfando los mismos con las mismas, en medio de unas   condiciones controvertidas propias de un ciclismo donde su rectora no podido o no ha querido  imponer las reglas de un ciclismo ético.

1

Oscar Sevilla nuevamente triunfador de una Vuelta a Colombia que no cambia
Foto de Julio César Herrera (El Colombiano)

Afortunadamente los deportistas son superiores a quienes los manejan y las alegrías que nos proporcionan nuestros ciclistas son mayores a los desencantos y vergüenzas a que nos someten sus dirigentes, por eso al finalizar  cada jornada y al momento de hacer los balances, el dulce sabor  de las victorias, la abnegada labor de los ciclistas y el inmenso futuro que nos depara una sólida base de jóvenes figuras, logra borrar el mal sabor de boca que nos pueda haber dejado las eventuales derrotas, los errores de nuestros ciclistas ( tan propios de unos jóvenes que en la mayoría de los casos han tenido que abrirse camino sin un faro que les ilumine el sendero) y sobre todo la incapacidad acompañada en muchos casos de la mala fe de una clase dirigente que se niega a dar un paso al costado, para permitir   que esta disciplina  evolucione de manera  integral y donde el desarrollo  interno no sea una traba en la rueda de este  arrollador renacimiento del ciclismo colombiano.