Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

El desgaste y los límites de Nairo Quintana.

Nairo 2

Por  @PaleoHidalgo

Nairo Quintana es el ciclista con el mejor palmarés en la historia de Colombia. Ello está muy claro y nadie lo discute. El boyacense también es un ciclista con unas capacidades excepcionales para la escalada, estando dentro del grupo de la élite mundial en ese apartado. Nadie discute tampoco esta segunda afirmación. Una vez aclarados estos dos aspectos (porque suelen haber lectores que pasan someramente por los textos y van directo a criticar cuando se señala un aspecto en apariencia negativo a un ídolo local)), también hay que decir que Nairo Quintana tiene unos límites, tanto físicos como mentales, hablando del ámbito deportivo. 

La pregunta aquí se centra en analizar si el calendario del boyacense ha presentado una sobrecarga en las últimas cuatro temporadas.  ¿Acaso desde Movistar se le está presionando para que luche por la general de todas y cada una de las carreras que corre?  (algo que en el presente no es el común denominador de los demás candidatos al cetro del Tour, como veremos más abajo). 

(Leer La “mentecateada” de Unzué a Nairo antes de una gran vuelta)

Hay un aspecto fundamental en el que se diferencian las temporadas de los últimos ganadores del Tour de Francia con respecto a Nairo Quintana: Mientras que éste último está corriendo y disputando la general de casi todas las carreras por etapas de la primera mitad de temporada (como Catalunya, Tirreno, Romandía, Route du Sud, etc), sus principales rivales no van al máximo en dichas carreras porque ese no es su objetivo central de la temporada (sino el Tour de Francia). 

Desde el año 2014, Nairo Quintana ha tenido los siguientes resultados por temporada, en lo que a carreras por etapas se refiere:

2014
1° Tour de San Luis,
2° Tirreno Adriático,
5° Volta a Catalunya,
1° Giro de Italia,
1° Vuelta a Burgos,
Retiro Vuelta a España

2015
3° Tour de San Luis,
1° Tirreno Adriático,
4° País Pasco,
8° Tour de Romandía,
2° Route du Sud,
2° Tour de Francia,
4° Vuelta a España

2016:
3° Tour de San Luis,
1° Volta a Catalunya,
3° País Vasco,
1° Tour de Romandía,
1° Route du Sud,
3° Tour de Francia,
1° Vuelta a España

2017
1° Comunidad Valenciana,
13° Abu Dhabi,
1° Tirreno Adiático,
2° Vuelta Asturias,
2° Giro de Italia. 

Quintana venciendo en el Alto de Acebo, final de la etapa reina de la Vuelta a Asturias 2017. Terminaría segundo en la general.

Es decir, entre el 2014 y la fecha de hoy (aún sin finalizar el Tour de Francia), Quintana ha participado en 25 vueltas por etapas de diversas categorías UCI y en todas ellas, a excepción de 3 carreras (dentro de las que contamos el retiro de La Vuelta 2014) el colombiano ha estado dentro del top 5 de la general final. Analicemos ahora cómo han sido las temporadas de los respectivos campeones del Tour de Francia desde el año 2014:

Vincenzo Nibali 2014
44° Tour de San Luis,
17° Dubai Tour,
12° Tour de Omán,
21° París Niza,
5° Tour de Romandía,
7° Dauphiné,
1° Tour de Francia. 

Chris Froome
2015 
1° Vuelta Andalucia,
71° Volta Catalunya,  
3° Tour de Romandia,
1° Dauphiné,
1° Tour de Francia,
Retiro Vuelta a España

2016 
1° Herald Sun Tour,
8° Volta Catalunya,
38° Tour de Romandía,
1° Dauphiné,
1° Tour de France,
2° Vuelta a España

2017: 
6° Herald Sun Tour,
30° Volta Catalunya,
18° Tour de Romandía,
4° Dauphiné

Inmediatamente notamos que tanto Froome (2015, 2016 y 2017) como Nibali (2014) no lucharon por la general de varias de las carreras de preparación previas a sus respectivas victorias en el Tour de Francia. El pico de forma de los campeones del Tour suele estar recargado hacia las carreras que están más cerca o lejos del Tour, nunca a término medio (como lo son Romandía o País Vasco, que se corren en abril) ya que buscan reducir al máximo los gastos de energías excesivos que no contribuyan a construir su pico de forma. Además, es casi que una tradición que los favoritos del Tour disputen Dauphiné, ya que quienes obtienen buenos resultados allí suelen replicarlos en la ronda gala. Este patrón de temporada también puede ser observado en otros ciclistas que disputan la general del Tour como Romain Bardet (2016 y 2017), Adam Yates (2016), Thibaut Pinot (2014) o el mismo Fabio Aru en la presente temporada.

(Leer ¿Qué son los picos de rendimiento?)

En contraste, Quintana mantiene un nivel alto y regular a lo largo de la primera mitad de temporada. Mantener este nivel por un largo tiempo supone un desgaste grande y significativo en el contexto del ciclismo moderno. La pregunta aquí es ¿está Quintana echando de menos a mitad de temporada (Tour de Francia) esas energías que derrocha en carreras de preparación, cuando busca alcanzar una general alta en ellas? ¿Acaso Movistar está tratando de convertir a Quintana en un nuevo Valverde, el único ciclista de la actualidad capaz de mantener un nivel alto a lo largo de toda la temporada? 

Cabe resaltar que no estamos queriendo decir que esté mal para Nairo construir un gran palmarés en carreras del prestigio de Tirreno Adriático o el Tour de Romandía; sólo estamos señalando la exigencia constante que implica luchar por la general de cada carrera en la que el colombiano participa.

El Movistar Team ha sido campeón por equipos del ranking UCI World Tour desde el año 2013

(Leer, ¿Qué gana un patrocinador?)

Finalmente, hay que apuntar que a Movistar le es favorable que Quintana dispute todas las carreras en las que participa. Ello tiene dos retribuciones para el equipo ibérico: puntos UCI (en el caso de las carreras World Tour, en cuyo ranking Movistar ha dominado como equipo desde el año 2013) y el retorno publicitqrio que se establece a través de campañas, tales como la del famoso “Sueño Amarillo” y la exposición de logo que alcanza Movistar gracias a los excelentes resultados de Nairo Quintana. pero ¿acaso Movistar está quemando su gallina de los huevos de oro?