Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

El Escalador Explosivo

Purito_Rodríguez

Por: Carlos Bernabeu

@carlosbernabeu

Hay otro tipo de escalador, el escalador diesel.

En un mundo del ciclismo cambiante y convulso en los últimos años, una nueva figura ha surgido para apoderarse cada temporada con multitud de victorias y alegrías. Hablamos de los ciclistas que podríamos clasificar como escaladores explosivos y que, si bien siempre han existido, nunca hasta ahora habían contado con tanto protagonismo en el ciclismo de primer nivel gracias a los nuevos recorridos de multitud de carreras.

Cuando hablamos de los escaladores explosivos nos estamos refiriendo, por lo general, a escaladores de pequeño tamaño, pero con mucha potencia. Ciclistas que disfrutan de las rampas cortas pero duras, con pendientes por encima del 10%. En este terreno, que a menudo se atraganta a la inmensa mayoría del pelotón profesional, esta particular especie de escalador es capaz de desarrollar sus ataques más devastadores. Demostrando una capacidad para el esfuerzo anaeróbico (breve, casi en ausencia de oxígeno) casi inhumana, estos corredores desarrollan en un periodo de escasos segundos todo su potencial, con la intención de distanciar a ciclistas más diésel, con mejor ritmo a la larga, pero sin esta explosividad innata para poner la ascensión patas arriba en un momento determinado.

Uno de los mejores escaladores explosivos en la actualidad es Joaquim “Purito” Rodríguez, del equipo Katusha. Purito ha sido durante varios años el claro ejemplo de cómo sacar el máximo rédito a la explosividad para obtener un gran número de victorias. Sus victorias en rampas de apenas un kilómetro de longitud con pendientes por encima del 20% han marcado, por derecho propio, una buena parte de la historia reciente de la Vuelta a España donde, dicho sea de paso, los hombres más explosivos del pelotón se han sentido como en casa en los últimos años.

En la Vuelta a España, como en casa

La Gran Ronda española viene apostando desde principios de esta década por unos recorridos novedosos, donde gran parte del espectáculo de la etapa se centra en los últimos minutos de la misma. Estos recorridos, odiados y amados por público y expertos a partes casi iguales, se caracterizan por la inclusión de puertos cortos, con rampas muy duras al final de muchas jornadas. Habitualmente, esta concentración (quizás excesiva) de dureza al final de la etapa condiciona los planteamientos de corredores y equipos que rara vez arriesgan a atacar hasta llegar a estos momentos resolutivos de cada etapa.

Este sistema ha beneficiado indudablemente a ciclistas como Purito, Alejandro Valverde, o incluso el colombiano Esteban Chaves, que se han repartido multitud de triunfos de etapa en las últimas ediciones, mientras que ciclistas como Alberto Contador, con menos explosividad se han llevado las clasificaciones generales, merced a su regularidad en todas las jornadas. El catalán de Katusha, por ejemplo, acumula ocho victorias parciales, en contrapunto con sus cinco presencias en el top5 final de la prueba sin haber logrado el preciado maillot rojo.

La explosividad al servicio de la victoria

Como hemos venido diciendo, la explosividad ha servido en las últimas ediciones de la Vuelta a España a múltiples escaladores explosivos para llenar su zurrón de victorias. En el vídeo que podemos ver como ejemplo, se muestran los últimos tres kilómetros de la segunda etapa de la Vuelta a España 2015, con final en el puerto de Caminito del Rey, con porcentajes siempre por encima del 7% y rampas de hasta el 14 y 16%. Esteban Chaves (Orica GreenEdge) rueda cómodo en el grupo perseguidor de un ataque de Tom Dumoulin (Giant Alpecin) al que contestaron Nairo Quintana (Movistar Team) y Nicolas Roche (Team SKY).

Los continuos ataques y reagrupamientos entre cabeza de carrera propician que, a falta de 1’8 kilómetros para la meta, Chaves ataque y, desde ese momento, encabece el que será el grupo de los más fuertes. Con Dumoulin, Quintana y Roche a rueda, el pequeño colombiano rueda cómodo. La mayoría del tiempo es él quien rueda en cabeza y su ritmo es duro para los demás. Quintana se descuelga el primero y los sucesivos ataques, cortos y explosivos de Esteban descuelgan, poco después, al irlandés de SKY. Finalmente, y ya en la zona de pancartas, una nueve serie de arrancadas de Chaves puso a Dumoulin contra las cuerdas. Los intentos de aguantar el ritmo del holandés fueron inútiles cuando, finalmente, al ser un ciclista más pesado, no fue capaz de proyectar sobre la bicicleta la misma potencia que el ligero y explosivo colombiano que, se anotó la victoria y se colocó el maillot rojo.

Las Clásicas de las Ardenas, territorio Comanche

El famoso Tríptico de las Ardenas, un conjunto formado por las clásicas Amstel Gold Race, Flecha Valona y Lieja-Bastoña-Lieja que se disputa cada año en abril. Allí, los clasicómanos y los mejores escaladores explosivos se disputan cada año tres de las victorias más prestigiosas del año. La segunda de estas clásicas, la Flecha Valona, termina todos los años con su clásico final en alto en el Muro de Huy (1’3 km al 9’6%, con rampas de hasta el 19%). En sus rampas se vive, prácticamente todos los años, una lucha de poder a poder entre varios ciclistas especialistas en el esfuerzo agónico. La pasada temporada, Alejandro Valverde fue el auténtico protagonista del tríptico. A sus victorias en la Flecha y en Lieja, hay que sumarle un segundo puesto en la Amstel.

En el vídeo, si avanzamos hasta el minuto 47:30, podremos disfrutar del último kilómetro y medio de la carrera. Con un fugado por delante, Tim Wellens de Lotto Soudal, el pelotón comienza la ascensión al Huy y es el anteriormente mencionado Esteban Chaves el que prueba suerte con un primer ataque a poco más de un kilómetro de meta, aunque su aventura dura más bien poco.

Lo que vemos y disfrutamos a continuación es un combate entre hombres que gozan de una explosividad tremenda como Rui Costa (Lampre – Merida), Dani Moreno y Purito Rodríguez (Katusha), Tom-Jelte Slagter (Cannondale – Garmin), Sergio Luis Henao (Team SKY) o el que se llevaría el gato al agua finalmente, Valverde del equipo Movistar.

A medio kilómetro para la meta es el propio Valverde el que, sabedor de lo fuerte que está, toma la delantera y marca un ritmo que hace sufrir a sus rivales. En las rampas más duras, sabe producir un ritmo superior al de cualquiera de los rivales y final, a escasos 100 metros de la meta asesta la estocada definitiva a unos rivales que apenas pueden mirarle y contentarse con finalizar por detrás del especialista español.

El Tour de San Luis, primera explosión del 2016

Con la temporada ciclista a punto de comenzar, no tendremos que esperar demasiado para disfrutar de finales explosivos que sean trascendentales para decidir carreras. El Tour de San Luis (de categoría 2.1), en Argentina, abrirá el gran calendario profesional el 18 de enero y, allí mismo, serán dos ascensiones con porcentajes elevados las que profieran los primeros grandes sufrimientos del curso y decidan la general de la carrera argentina.

Los puertos de Cerro el Amago y de Comechingones (en las 4ª y 6ª etapa, respectivamente) dilucidarán, junto con la contrarreloj del primer día, quién se llevará la primera vuelta de la temporada. Ambas son subidas largas y duras que suponen un reto duro para los ciclistas que, a estas alturas del curso aún se encuentran algo fuera de forma y buscan reencontrarse con sus sensaciones. Las rampas de más del 10% que atesoran ambos puertos parecen ser un buen lugar para que contemplemos los primeros ataques cortos y potentes de la temporada. Quién sabe si Nairo Quintana o Miguel Ángel López (Astana) podrán igualar o mejorar la actuación que realizó allí Rodolfo Torres la temporada pasada (3º en el Amago, 2º en Comechingones y 2º también de la General). Frente a los colombianos, Vincenzo Nibali o Andrew Talansky, corredores más diésel que habrá que ver si aguantan las potentes sacudidas de los violentos ataques de los colombianos para llevarse el gato al agua.