Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

¿El giro ya se definió? ¿Nairo Perdió? ¿En serio?

nairo

(Por Stephane Mugnier, traducción de Slosada)

El Giro de Italia comenzó hace 12 días y hay un buen número de seguidores que anuncian la victoria probable de Evans y la derrota de Nairo Quintana. La CRE y el caos de la etapa de Montecassino dieron una ventaja significativa a Evans, que la ha manejado perfectamente durante estas primeras etapas verdaderamente selectivas. También es evidente que Quintana no muestra el mismo nivel del Tour 2013. Sin embargo es muy arriesgado sacar conclusiones definitivas sobre esta primera parte de la carrera, glorificando unos y enterrando otros.

Sabiendo que todas las especulaciones dependen de la salud de Quintana, quien aún sufre los efectos de su caída, pero admitiendo que el reencontrará su salud, intentemos una comparación de las etapas que faltan entre el Giro 2014 y el Tour 2013, un día después del día de descanso.

Para recordar, en el Tour 2013, después de 9 etapas (incluyendo 2 etapas en los Pirineos), Quintana estaba noveno a 2:02 de Chris Froome y a 18 seg del podio (Mollema). Actualmente Quintana es 9no en el Giro a 1:45 de Evans y a 35 seg del podio (Majka). La situación es comparable, excepto por las lesiones, objetarán algunos.

A pesar de un buen intento en Pailhères, Nairo fue sobrepasado en la subida a Ax-3-Domaines, para terminar noveno a la rueda de Contador, pero a 1:45 de Froome. Cierto es que al día siguiente lanzaba algunos arrancones en la Hourquette d’Ancizan pero nada presagiaba que el dominaría en los Alpes con Froome y Rodríguez. Además, la víspera de la etapa de Mont Ventoux (el comienzo de la fase decisiva), estábamos aun más lejos de esperar un podio para Nairo con un 8vo puesto a 5:18 de Froome y a 2:33 de Contador, debido a la contrarreloj de Mont-Saint-Michel. Y como es una CRI que nos espera el jueves, comencemos por ahí nuestra comparación:

Para Quintana, la CRI de Barolo tiene el problema de ser 9Km más larga, pero con un relieve más pronunciado (sin ser favorable). Podríamos entonces imaginar que él perderá, como en Francia, entre 2:00 y 3:30 con Evans, dejándolo a más de 5 minutos en el caso más pesimista. ¿Las cosas serían claras y la derrota de Quintana definitiva? Incluso si el asunto comienza mal, nada es seguro porque Evans no es Froome.

Antes de esto, era muy importante que Quintana estuviera atento en la etapa de Savona (miércoles) que se parece a la etapa de Gap en el TdF 2013.

Una subida al principio para lanzar la carrera y una subida al final para una probable lucha entre los favoritos. Las diferencias: La longitud de la etapa y la dificultad mayor de Naso di Gato (7.2 Km@8% contra 9.5 Km@5.2% del Col de Manse) hacen la etapa del Giro más dura pero el corto descenso entre el col de Manse y la llegada (11Km vs 28Km) daban más oportunidades para los ataques en el Tour.  Al final, los favoritos llegaron todos con el mismo tiempo

El año pasado Quintana comenzó su recuperación en Mont Ventoux. Claro que toda comparación es arriesgada y criticada con el Gigante de Provence pero esta subida puede ser medida con el Plan di Montecampione.

Dos largas etapas para enfrentarse al gran juez. Incluso si los ciclistas no tienen que soportar el calor, el vientos y el relieve más pronunciado que hacen temible la aproximación a Mt Ventoux, pero los 19 Km @7.6% de Montecampione no tienen porque apenarse frente a los 20.8Km @7.5% de la subida de Vaucluse (teniendo en cuenta que la pendiente es mayor en los últimos 15Km y que la cima es un calvario para los más débiles).

Después del Mont-St-Michel, el Quintana modelo 2013 debía enfrentar otra contrarreloj, un poco más favorable pero no hecha a su medida. Él limitó los daños (6to) pero perdió tiempo con sus principales rivales para el podio: 48 seg con Kreuziger y más de un minuto con Froome, Contador y Rodríguez. El Giro 2014 propone una contrarreloj bien diferente:

¿Será necesario explicar porque los 19Km @8% de la Cima Grappa deben ser los preferidos de Quintana? Exceptuando de los 8 Km iniciales, difícilmente un escalador puede esperar algo mejor.

Llegamos entonces a las 3 etapas de montaña decisivas del TDF 2013 con la que debería ser la etapa reina, con la doble ascensión al Alpe d’Huez. Como con Ventoux, estamos hablando de subidas legendarias y es difícil encontrar un rival a la altura del reto propuesto por la ASO… Al menos con la capacidad de sucitar el interés mediático. Arriesguémonos, de todas maneras, a una comparación con la etapa al Rifugio Panarotta.

Como es frecuente, la pólvora anunciada en el papel no se presentó el pasado julio. ¿Descenso de la Sarenne considerado muy peligroso para lucharse plenamente? Se debió esperar la última subida al Alpe d’Huez para ver a los favoritos presentar el examen y Quintana escaparse con Rodríguez. Claro que no se puede ocultar el desgaste en la primera subida, pero se puede notar que la longitud de la etapa, el desnivel acumulado (algo más de 3500m de ascensión) y sobretodo las dificultad de las rampas del Rif. Panarotta (13.8Km @8.3 similares a los 13.8Km @8.1% de l’Alpe d’Huez) son suficientemente comparables a la etapa insignia diseñada por la ASO. Al mismo tiempo, hay grandes probabilidades de asistir a una competencia en el último ascenso. 

La siguiente etapa del TDF 2013 prometía también (según los organizadores) un gran duelo entre los líderes hacia le Grand Bornand. No es muy difícil encontrar un alter-ego en el Giro 2014: La etapa Gavia Val Martello

Los dos gigantes italianos del principio de la etapa (Gavia 16.5Km @8% y Stelvio 21.7Km @7.1%) no tienen nada que envidiar a sus homólogos franceses (el irregular Glandon: 21.6 Km @5.2% y la Madeleine 19.2 km @7.9%). Otro punto en común es la separación (45Km de descenso y plano) entre estos 2 gigantes y las dificultades del final. Lo cual desestimuló – como se predijo – los ataques de lejos en el Tour 2013. Talvez podemos ser optimistas para ver una carrera más agitada en las rutas italianas dado que la etapa es 70Km más corta, invitando a los ataques audaces.

Otra diferencia con la etapa de Le Grand Bornand es que el Giro tiene llegada en subida (22.3Km @6.3% con un sector final más duro de más de 5Km @8.5%), en lugar de encadenar 3 puertos más o menos difíciles (Tamié 8.6 Km @6.2%, Epine: 6.1 Km @7.3% y Croix Fry: 11.3 Km @7%) y un descenso de 11Km para terminar. La ironía de la comparación no proviene solamente de la ruta sino del clima. Mientras la calzada deslizante enfrió el interés de lanzarse en un descenso arriesgado hacia Le Grand Bornand, la etapa del Giro está amenazada por la nieve (y fue anulada el año pasado). Si al menos la escalada final se mantiene, Quintana puede esperar sacar algunas distancias, diferente a la etapa de LGB que generó mucho ruido y pocas nueces.

Finalmente el paralelo entre la etapa de Semnoz y la de Zoncolan es evidente:

El parecido comienza por su ubicación decisiva la víspera del final, y también por las fuertes pendientes de los ascensos finales. Incluso si le Semnoz es impresionante, sus 10.7 Km @8.5% son menos vertiginosos que los 10.1 Km @11% y el temible pasaje entre 13% y 15% del Zoncolán. Como la rápida travesía del Macizo de Bauges en julio del 2013, el Passo del Pura y el Sella Razzo que se encadenan tendrán la tarea de debilitar antes del examen final, pero aun más que le Revard, podrán permitir otras posibilidades para los más audaces que simplemente una ascensión final.

Una vez más recordemos que esta comparación –esperamos que convincente, pero que, por comodidad, no sigue el orden real de las etapas en el Giro – solo es posible en el papel y se expone a innumerables críticas porque no toma en cuenta numerosas variables e imprevistos de cada carrera.

De todas maneras, si el reto es mayor, los 12 próximos días pueden ofrecer a un Quintana renovado, a posibilidad de recuperarse y, si no es posible llegar a la victoria, al menos lograr un podio. Desde Ventoux hasta Semnoz, Quintana logró recuperarle 4:40 (incluso 5:42 si incluimos la CRI de Chorges) a Contador, quien no estaba en su mejor nivel pero era competitivo de todas maneras.

Nosotros estamos cerca de la ecuación de 5 minutos de retraso estimado después de Barolo. Sobre el papel (una vez más) esto parece posible porque los organizadores del Giro le ofrecen a Quintana un comodín en comparación al Tour 2013: La etapa hacia Oropa

Entonces, démosle lugar a la realidad y una cita el domingo 1ro de junio para responder la pregunta inicial.