Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

El nacimiento de una asociación de ciclistas. Entrevista a Omar “el Zorro” Hernández

Por Andrés Felipe Escovar. @eskrraga

Omar “el zorro” Hernández lució la camiseta de líder de la Vuelta a España de 1989 durante nueve jornadas y acompañó a Delgado a la consecución del tour de 1988 en el equipo Reynolds; hoy día ha sido uno de los principales actores críticos con el proceder de la Federación Colombiana de Ciclismo y está a la vanguardia en la creación de una asociación de ciclistas y exciclistas que tengan voz en el contexto colombiano de esta disciplina. Con ocasión de la conferencia de prensa que hicieron la semana anterior, le realizamos una serie de preguntas en torno a la situación actual y a las posibles soluciones que se vislumbran.

¿Cuál es la situación del ciclismo colombiano actual?

Tiene dos planos: el local y el internacional. El segundo está en lo más alto porque nunca antes se había ocupado el puesto que ahora se ocupa en el ranking mundial. Estamos por encima de Italia y de Francia que son potencias en ciclismo. Los que triunfan son colombianos aunque están patrocinados por empresas del exterior.

A nivel local, el ciclismo está hecho un desastre porque la Federación ha dejado acabar carreras tan importantes como la Vuelta a Colombia, que ya no vincula a todas las ciudades, la capital del país la rechaza, ya no traen ciclistas internacionales de nivel, se mantiene en la más baja categoría. Antes movía masas a nivel nacional.

(Leer Los ciclistas levantan la voz . la voz de apoyo a las denuncias de Nairo Quintana)

La Federación también dejó acabar careras departamentales como la clásica de Cundinamarca, que hoy la hacen pero por pueblitos y carreteras de tercera categoría. La Vuelta de la Juventud también está en decadencia porque, si bien Antioquia trabaja mucho, al igual que Boyacá, podemos ir a mirar a otras ligas y no hay nada: la liga del Huila está acabada, al igual que la del Casanare, por ejemplo. Podríamos mirar cada liga y no veríamos nada. Desapareció el clásico nacional de turismeros que era una cantera grandísima; los que la ganaron después fueron campeones de la vuelta a la juventud, luego se consagraron en la Vuelta a Colombia y hasta viajaron a Europa.

La Federación puede decir que todo lo ocurrido no es su responsabilidad, pero eso es como decir que si un hijo cae en las drogas la culpa no es del papá. Pero sí lo es; el padre debe instruirlo. El problema de lo que pasó en Tolima también atañe a la Federación porque ésta debe revisar cómo trabajan las ligas y clubes.

Yo veo toda la tragedia del ciclismo a nivel nacional y local y estoy totalmente de acuerdo con lo que dijo Nairo Quintana.

¿Qué casos concretos conoce sobre lo que ocurre con la federación?

Yo personalmente fui patrocinador después de que me retiré de ser ciclista. Monté OH distribuciones, patrociné el Clásico RCN, la Vuelta y algunas clásicas, hablo de los años 1993 y 1994. También apoyamos a un equipo femenino del mundial del 95; fui técnico y puse dinero. En esa época, lo que la federación apoyó fue muy poco. Luego, en los años 97, 98, 99 y 2000, tuvimos un equipo llamado Ciclistas de Jesucristo pero de la Federación no recibimos ni una llamada. Luego terminé ese período y, aunque me retiré de esas funciones dentro del ciclismo, sigo atento y escuchando.

¿Qué piensa de que la Federación no envíe delegación completa a los eventos internacionales?

Muy mala señal que la federación no mande a los ciclistas a los mundiales “porque no se va a aprender sino a ganar”; yo fui a México al mundial en el año 1980 y quedé en el puesto 18; no fuimos a ganar sino a aprender y los resultados se vieron muchos años después, cuando estuve en Francia y en España.

A esto se suma que a los ciclistas colombianos se los llevan tan jóvenes porque aquí no los apoyan.  Tenemos el ejemplo de Rigoberto Urán y Egan Bernal entre muchos otros.

El presidente de la federación parece apoyado por muchas ligas

No sé si el presidente tiene un sueldo o su labor es ad honorem, pero debe dar cuentas de lo que está sucediendo. ¿Cómo es que hace cuatro meses la mayoría de las ligas lo eligen y resulta que éstas son de papel porque no organizan carreras ni inscriben ciclistas en las competencias? ¿Para qué están?

¿Cuál considera que puede ser la solución ante todos estos problemas?

Hay que hacer un trabajo de fondo. Por ejemplo, en la federación, Ovidio y quienes lo acompañan se dieron cuenta de que fracasaron, deberían dar un paso al costado para que lleguen otras personas con más ganas, porque puede que ya estén cansados. Abramos la puerta para que vengan personas con ideas y deseos de restaurar las ligas y que la federación esté pendiente de ellas; que miren si están haciendo carreras, si tienen entrenadores o recursos y se comuniquen con ellas constantemente.

Y las ligas, como están compuestas por clubes, deben apoyarlos porque estos dan la materia prima. En resumen, que la federación esté pendiente de las ligas, las ligas de los clubes y los clubes de los ciclistas. Este es mi pensamiento y creo que es la manera.

¿Qué piensa de la prensa especializada en ciclismo?

Hay periodistas en el medio que le han hecho mucho daño al ciclismo porque, cuando aparece un nuevo equipo, ellos le caen para vender sus productos o pautas y exprimen al patrocinador. Entonces, si éste estaba preparado y organizado para cuatro o cinco años, sólo alcanza para dos, porque si no hay pauta publicitaria no se destina más plata por parte de la empresa. Por ejemplo: si hay un equipo en donde el entrenador es Omar Hernández, la marca patrocinadora es “Neumáticos Equis” y ésta no paga publicidad al medio que está transmitiendo, los locutores van a decir que “ahí va el ciclista dirigido por el técnico Omar Hernández” en lugar de decir “Ahí va el ciclista del equipo Neumáticos equis”, y la empresa patrocinadora no recibe ningún beneficio por su patrocinio, no tiene estímulo para continuar.

(Leer ¿Qué gana un patrocinador?)

Para que haya un cambio en el ciclismo, debe darse primero en el cuerpo directivo de la federación y, es más, las ligas también deben cambiar y organizar un nuevo entramado. También la prensa nacional, especialmente la radio que ha tomado al ciclismo, tiene que revisar sus maneras y, si el ciclista en fuga es patrocinado por la zapatería de la esquina, pues que la nombren en la transmisión pues eso anima a que haya inversión. Si no se hace eso las marcas prefieren pautar directamente en los medios que patrocinar a un deportista, y el ciclismo se va a quedar sin sus verdaderos actores: Los corredores.

¿Podría contarnos un poco de la historia de la federación para empezar a indagar en torno a esta tendencia actual?

Hubo un hombre que estuvo mucho tiempo en la Federación llamado Marcos Arámbula Duran; él no quería soltarla y, por lo tanto, se armó un grupo liderado por Miguel Ángel Bermúdez que dio un “golpe de estado”. En el año 80 hicieron una asociación colombiana de ciclismo e inventaron la vuelta del porvenir. A la de la juventud fueron unos pocos clubes que estaban con la federación. Eso llevó a que Aránmbula Durán entregara y Bermudez tomó las riendas del ciclismo. Yo reconozco que él ha tenido errores pero como directivo de la Federación condujo al ciclismo colombiano, en la década de los ochenta, por el camino del ascenso. Buscó la participación en el tour del avenir, propuso un tour de Francia con ciclistas no profesionales y ellos dijeron que mejor profesionalizaran a los colombianos y así él consiguió a Pilas Varta y Café de Colombia. Revolucionó al ciclismo colombiano; Herrera fue lo que fue pero necesitó a patrocinadores y estos aparecieron.

Luego vinieron el doctor Ambrosio, el profe Jorge Tenjo y Plinio Casas y ahí empieza una decadencia y llegaron los últimos quince años, que están en manos del señor Ovidio, y ya todo se vino a pique. Ahora bien, es posible que todos estos problemas hayan venido de atrás pero Ovidio debió haberlos visto hace años para solucionarlos. Sería bueno que se analizara cuántos clubes de ciclismo han desaparecido en los últimos años porque ellos son la cantera.

¿Qué piensa de la anunciada vuelta 2.1?

La solución de los problemas del ciclismo interno requiere una renovación de fondo y no decir simplemente que vamos a hacer una carrea 2.1; esa no es la solución. El problema es de las ligas, de la federación: muy bueno que venga Froome pero eso no arregla el problema del ciclismo colombiano.

¿Cómo es posible que si Avianca patrocina a la federación, los deportistas tengan que pagar sus pasajes?  Yo fui corredor de manzana y nunca tuve que pagar una gaseosa. El patrocinador le da el dinero a la federación y ella administra. Yo corrí por Kelme-Iberia y nosotros viajábamos en primera clase. En el mundial de México me dieron de todo, me sobraron dólares porque me dieron viáticos; estamos hablando de hace casi 40 años y nunca tuve que dar un peso. Yo venía con plata, y ahora hay que pagar, es un descaro.

En la rueda de prensa de la semana anterior, se hizo referencia a la etapa germinal de una asociación de ciclistas y exciclistas, ¿Cómo surge esta idea?

Nosotros hemos venido hablando de esto desde hace un par de años con otros ciclistas. Se ha propuesto que nos asociemos pero no es fácil hacerlo porque algunos están de acuerdo y otros no. Estos últimos tres meses hemos tenido tres reuniones en las que nos hemos sentado con abogados y personas que han estudiado la asociación de ciclistas de Italia. Esta labor está en cabeza de Julio Rangel y Julio Bernal; yo estoy colaborando. Estamos buscando formar la asociación para apoyar al ciclismo colombiano y para que tengamos voz en la federación; no podemos quedarnos callados.

Estamos contentos por los triunfos en Europa de nuestros ciclistas pero acá hay una cantera grande; hay muchos Nairos, Chaves, Uranes y Henaos que se están perdiendo porque no hay quién los tome ¡Cómo es posible que en la vuelta a la juventud los del Tolima no tenían hotel ni comida y los dejaron a su merced! ¡Cómo es posible eso en un país que se jacta de no ser tercermundista! Todo esto nos lleva a que nos asociemos y hagamos algo por el ciclismo nacional.

¿Cuál será el nombre de la asociación?

Se habla de ACC pero es lo de menos, no porque no sea importante, sino que se abordará al final del proceso. Estamos hablando de algo que no es fácil porque nos pueden ver como un sindicato pero no lo somos. Queremos ser una asociación que pueda ver y opinar de lo que ocurre en el ciclismo colombiano. Así como se extravían muchos Chaves, Henaos, Nairos, también se pierden muchos técnicos. ¿Dónde los están formando? ¿Cuántos ciclistas buenos que se han retirado tienen la posibilidad de estudiar y prepararse? Ellos pueden ir a las aulas y yo no sé si la federación ha hecho cursos o los ha enviado a Italia como se hace en el fútbol, por ejemplo. Se desperdician muchos ciclistas que pueden ser técnicos, es más, no solo técnicos, sino directivos de liga. Por eso es que queremos que exista la asociación.

¿Cuándo aparecerá oficialmente la asociación?

Como estamos formando los estatutos y debe nombrarse junta directiva, un presidente, tesorero y todo lo que la ley demanda, llevará su tiempo aún. Para el trece de Mayo se ha convocado la cuarta reunión. Gracias a Dios hay dos abogados que saben de ciclismo; han ahondado mucho en el tema, han estudiado los estatutos de la asociación de ciclistas de Italia. Tienen que haber argumentos y la seriedad suficientes para hacer algo bueno.

¿Cuál ha sido la recepción de la idea?

Ha sido buena. En el caso concreto de la carta en la que apoyamos a Nairo por sus palabras, la firmamos más de ochenta ciclistas y tenemos un grupo de whatsapp donde hay exciclistas que viven acá y en el exterior. Algunos ciclistas paisas no la firmaron porque Ovidio se ha portado muy bien con la liga de allá, otros se quedaron callados, otros me dijeron “hermano, nosotros vivimos del ciclismo, comemos de esto, nosotros no firmamos porque no jugaremos con la lonchera”. Siempre hay un temor de que haya represalias. Ahora bien, Lucho Herrera, que se dedica a su trabajo y negocios y tiene su propia manera de ser que es muy respetable, nos dijo que prefería no meterse en temas políticos.

Este no es un problema personal con el señor Jorge Ovidio, tenemos que valorar que tanto él como nosotros quiere al ciclismo; las cosas no se le han dado pero también tiene cosas buenas. El tema es que él está en cabeza del ciclismo colombiano y tiene que responder; desafortunadamente hay cosas que le salieron de las manos y ya le llegó el tiempo. Los ministros, cuando fallan, deben dar un paso un costado.