Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

El recorrido del Giro: Desacierto que nos convino

18

(Por El Forastero)  

(Leer Ciclismo épico vs Ciclismo moderno)
(Leer El ciclismo de ataque debe regresar a las carreras)

Mucha tinta y mucha algarabía ha generado el resultado del giro para los Colombianos, y no es para menos.  El resultado amerita todo tipo de celebraciones y mensajes emotivos.  Pero formulemos la pregunta,  ¿Qué balance se puede hacer si quitamos todos esos motivos felices que pueden obnubilar nuestro criterio?  Trataré de dar esta respuesta, voy a suponer que en lugar de Quintana, Urán y Arredondo, los protagonistas fueron los eritreos Berhane, Kudus y Teklehaymanot, y que en lugar de Team Colombia corrió el MTN.  ¿Qué carrera habríamos visto?  Yo me concentraré solo en uno de los aspectos que ha hecho de este giro uno muy flojo, por no decir decepcionante desde el punto de vista del espectáculo: El recorrido

Desde que se conoció en octubre pasado llovieron críticas, el recorrido fue un completo desacierto.  Un desacierto que benefició a Nairo y a Rigoberto, pero desacierto al fin y al cabo, porque condicionó  y redujo las posibilidades de espectáculo.   Las claves de este desacierto son:

Excesivos finales en alto:  Esto provoca que los favoritos no ataquen de lejos sino (si se deciden hacerlo) lo hagan en la subida final.  La emoción que dé la fuga es lo que puede salvar la etapa, pero la lucha por la general se vuelve un mirarse de reojo y no pasar nada.  Además de ello, condiciona la participación de corredores de muy alto nivel y de perfil no-escalador.  Este año no participó sino uno de los embaladores Top (Kittel), pero ninguno de los contrarrelojeros Top.

Etapas más duras en la tercera semana: Esto provocó que las dos primeras semanas los corredores ahorraran fuerzas para esa tercera semana, reduciendo los ataques.  Etapas en principio bien pensadas para dar espectaculo (Oropa, MonteCopiolo, MonteCassino) fueron subidas casi al mismo ritmo por todo el pelotón, incluyendo los favoritos, con ataques solo en los últimos kilómetros.  Recordemos que un no escalador (Diego Ulissi) ganó dos etapas con final en alto, ideal para escladores.  Eso indica el bajo ritmo al que se subió

–  No hubo contrarreloj plana: la primera contrarreloj fue ondulada, con una subida inicial.  La segunda fue una cronoescalada a un puerto tan duro como La línea desde Calarcá.  Esto ocasiona que los buenos escaladores lleguen sin tiempo perdido a las etapas de alta montaña.  Incluso llegan de líderes, lo cual los deja en la situación de no necesitar atacar, como de hecho pasó.   Una CRI completamente plana habría marcado más diferencias en favor de rodadores, quizá Evans habría estado más tiempo de líder y no se habría eliminado tan pronto de las opciones.  Los favoritos se hubieran visto obligados a atacar.

La etapa más dura (la 20) se programa  cuando ya estaba todo el pescado vendido.  Ni Nairo necesitaba atacar para ser campeón, ni Rigo tenía opción de atacar para asaltar el liderato (Tenía mucho tiempo perdido), pero tampoco de perderlo si se mantenía con los aspirantes.  Los cuatro siguientes parecían conformes con su posición en la general.  Si Rigo hubiera llegado con Nairo en Val Martello, Nairo habría atacado muy fuerte en Panarotta y Zoncolán, con la intención de asaltar el liderato.  Pero como ya era líder, no vio necesidad.

Con pocas modificaciones,  hubiera habido más espectáculo sí:

– Una subida como Zoncolán se programa en la segunda semana cuando los escaladores tienen aún tiempo perdido y las fuerzas no están mermadas para intentar los ataques.
– La Cronoescalada hubiera sido en la etapa 20, el último esfuerzo a todo o nada,  
– Otra etapa de alta montaña menos en esa tercera semana, cambiada a una plana u ondulada.  Se pasa de 4 a 2, una de ellas la cronoescalada.  En la otra hubiera habido leña
– La primera CRI hubiera sido completamente plana.  Los escaladores hubieran perdido tiempo y habrían luchado por recuperarlo.

La ecuación es sencilla:  Si hay equilibrio entre CRI y montaña, la carrera la gana el corredor más completo: O el escalador que mejor haga CRI o el contrarrelojero que mejor enfrente la montaña y cada quien ataca cuando está fuerte.  Un recorrido equilibrado garantiza espectáculo, lo que precisamente necesita el ciclismo para volver a atraer patrocinadores en masa.  Si el próximo año todos los colombianos son convocados al Tour y no al Giro, y el Giro presenta un recorrido semejante al de este año  ¿Usted se afanaría por ver la carrera en directo y a seguirla en las redes?