Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

¿Ese tal periodista de ciclismo moderno en Colombia no existe?

Francesco Pancani y Davide Cassani de la RAI (Tomada de Inrng)

Por Eddy Jácome (@eddyjacome)

Se ha hablado bastante de esta nueva generación de ciclistas colombianos y de cómo supera a sus dirigentes y en general a todo el nicho ciclista en Colombia. Para ser honestos, los señores de la federación no eran los únicos que no estaban preparados para este súbito crecimiento en calidad de los escarabajos; la afición no se salva, pues además de haber decrecido en cantidad también se encontraba con poco conocimiento específico y amplio de nuestro deporte. Ahora sí hay muchos aficionados y seguidores, pero la mayoría son recién llegados.

Los peor parados frente a esta oleada fueron sin duda los periodistas, aquellos que a diferencia del aficionado tienen por profesión mantenerse informado, documentado y al tanto de las noticias, los eventos, las declaraciones… sin importar si hay o no colombianos en las primeras páginas.

El periodismo frente al boom de la reciente generación de escarabajos

Los escarabajos han llegado a la élite mundial y han llegado para quedarse. Es el momento de hacer periodismo de ciclismo en forma,  pero el especialista en ciclismo, el deporte nombrado infinidad de veces “bandera de nuestro país”, se había quedado sin quién le diera un trato decente en los grandes medios durante más de dos décadas.  Así como las noticias de ciclismo perdían espacio en prensa, radio y televisión, el periodista de ciclismo perdió espacios para desarrollar la actividad y muchos resultaron emigrando a otros deportes, principalmente fútbol.  Hoy no tenemos periodistas del ciclismo moderno.

Periodistas de “Ciclismo moderno”

No quiero que malinterpreten mi última afirmación. Hablo del periodista de ciclismo moderno, bastante diferente al ciclismo de los años 80 en todas las dimensiones que queramos comparar.  En lo técnico, lo táctico, preparación física, nutrición, material ciclístico, tecnologías de apoyo…  en todo, y eso incluye las transmisiones en directo, la manera de acceder a la información, de publicarla y de comunicarse con la audiencia, una audiencia que ahora tiene acceso a la información de manera inmediata y abrumadora.  El cambio ha sido tan drástico como en cualquier otra esfera de la vida.

Tenemos todavía los periodistas que exitosamente cubrieron la primer generación en los años 80, hacían muy buen trabajo porque la información y conocimiento disponible los tenían asimilados, comprendidos en todo su espectro: Conocían los ciclistas, estaban actualizados en noticias, conocían la historia.  Hoy, son ellos mismos los que aparecen en los escasos medios que mantienen algo de presencia para nuestro deporte, pero lejos de haberse adaptado a los nuevos requerimientos, estos queridos personajes se quedaron allá, en la época de Lucho y Fabio.

El Ciclismo antes y después de Internet

Hay un factor que cambió radicalmente la cantidad de información y conocimiento que se podía adquirir desde nuestro país en esta especialidad: Internet. Hoy en día, y gracias a sitios como cyclingfans o steephill, es posible seguir una gran cantidad de carreras y eventos alrededor del mundo, con transmisión en vivo o actualización de texto. Un periodista de ciclismo moderno que quiera hacer honor a este título tiene que aprovechar  estos recursos de la manera en que un periodista de fútbol lo hace viendo semanalmente unos 10-15 partidos (Por TV principalmente), pues convertiría a un comunicador en verdadero especialista. Lastimosamente, la aparición de internet se cruzó con una época de escasa luz para los escarabajos y aquellos comunicadores que apenas se formaban en la profesión no vieron en el ciclismo un espacio para profundizar su disciplina. Ahora los jóvenes que se interesan apenas están comenzando a aprender, a ver, a escribir, y con menos maestros que antes.

En conclusión, al día de hoy en Colombia no tenemos periodistas de opinión sobre ciclismo ni comentaristas o narradores acordes al momento.  Tenemos periodistas muy hábiles en informar resultados sin hacer el menor análisis, o en copiar noticias publicadas en otros portales especializados, muchas veces incluyendo los errores que cometen esos portales (Como lo vivimos con esta noticia).  Tenemos también narradores que hacen su labor como se hacía en los 80: en lenguaje de radio, dirigiéndose a un público que no tenía otros canales de información, y preparados para un ciclismo que ya no existe.  Recordemos nuestro artículo Ciclismo épico vs ciclismo moderno  

 

El exitoso modelo del fútbol

Haciendo un paralelo sencillo con el fútbol, si un periodista de este deporte solo viera los partidos de la selección nacional, el campeonato mundial y la final de la Champions, se haría notar su desconocimiento cuando ejercen en una transmisión. Los mejores periodistas de fútbol ven unos 100 partidos al año, lo cual les permite hacer seguimientos y conectar informaciones que no puede hacerlo quien se vea 40 o menos. Volviendo a nuestro deporte, vemos que no tenemos periodistas que lleven 8-10 años viendo 50 carreras internacionales al año (Giro y tour cuentan como una sola), que tengan kilómetros en la retina, que conozcan a los ciclistas que están más allá del top 10 mundial, que en medio de una transmisión identifiquen a la mayoría a simple vista porque los ven cada ocho días, de la misma manera en que un narrador de fútbol conoce a cada uno de los 22 jugadores del partido sin tener que esperar al generador de caracteres para nombrarlo.

Escoja una BUENA transmisión de fútbol (o cualquier otro deporte narrado por especialistas) y se dará cuenta que,  además de narrar lo que sucede, se analiza cada movimiento, cada decisión, y se conecta con noticias actuales, con algo de historia, con estadísticas que cubren décadas, con otros partidos que estos periodistas hayan visto… ¿Será posible tener una transmisión ciclística similar?

El ciclismo debe regresar a la TV

Muchos nos quejamos de la escasa presencia del ciclismo en la TV colombiana, en los canales privados, en los regionales o en los ahora tan famosos canales deportivos.  Aquellos que sí los tienen deben apostar por garantizar el crecimiento profesional dentro de este deporte para brindarle al televidente un producto de calidad. Seguramente en unos años quienes hace poco “se metieron en el cuento” lleguen a este alto nivel que se exige, esperemos que entonces no sea demasiado tarde.

(Si usted señor lector conoce un periodista colombiano de ciclismo que reúna las características antes descritas por favor nomínelo en los comentarios)