Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

Estrategias de las naciones favoritas en Richmond 2015

(Por @PaleoHidalgo)

(Leer: Definidos los cupos para el mundial de Richmond)

El próximo 27 de septiembre se disputará la prueba de fondo masculina correspondiente al Campeonato Mundial de Ciclismo de Ruta en Richmond (Estados Unidos-Virginia). Dicha prueba se llevará a cabo en un trazado de 259.2 kms  sobre un circuito de 16.2 kms, lo que implica que los ciclistas deberán dar un total de 16 vueltas. Se trata de un circuito urbano y muy técnico, el cual presenta tres repechos que aparecen en los 4 kms anteriores al paso por meta.

El primero de dichos repechos (Libby Hill) tiene 700 mts de longitud y 4.8% de promedio, siendo los últimos 200 mts adoquinados; el segundo escollo (23rd street) tiene 200 metros con 11,1% de inclinación (máximo de 18%) y está adoquinado en parte; la tercer y última cuesta (Governor Street) la constituyen 600 mts con 5.8% de promedio y su cima se ubica a tan solo 680 metros de la línea de meta.

(Ver el video del recorrido y un breve análisis del circuito, hecho por @BiciGoga para ESPN)

Según Cronoescalada.com, cada vuelta presentará 150 metros de desnivel positivo, lo que implica que luego de los 16 giros los pedalistas tendrán  2400 metros de desnivel acumulado. La pregunta que se plantea, a partir de esta información, es si el recorrido será lo suficientemente duro para que los sprinters se disputen la victoria al embalaje dentro de un grupo numeroso o si por el contrario será selectivo y los corredores de perfil clasicómano sean los que se disputen el maillot arcoiris.

El perfil del circuito de Richmond. Fuente Richmond2015.com

Teniendo en cuenta lo dicho anteriormente, vamos a analizar las selecciones, sus cartas importantes y la estrategia que podrían asumir para afrontar la competencia en Richmond. En primer lugar estudiaremos los diez seleccionados que tendrán la ventaja de contar con nueve hombres en la competencia, haciendo especial énfasis en los chances del equipo colombiano. Posteriormente haremos lo respectivo con los equipos que contarán con seis o menos integrantes y que cuentan con una carta importante para disputar la medalla de oro o al menos un lugar de honor.

 

Alemania: Con 9 integrantes y dos sprinters de primera categoría como John Degenkolb y André Greipel, Alemania claramente tratará de luchar contra las fugas y llevar la carrera a un embalaje decisivo.  Degenkolb no ha obtenido muchos triunfos en la temporada pero dos de ellos le dan peso a la misma por su prestigio: las victorias en Milan-San Remo y Paris-Roubaix.  A Richmond llegará con los ánimos altos por su reciente victoria en la etapa final de la Vuelta a España; además es un sprinter capaz de sobrevivir a los repechos hábilmente. Por su parte,  André Greipel sería un favorito claro en caso de un embalaje masivo. 16 victorias durante el año lo avalan, contando en ellas las 4 del Tour de Francia en donde derrotó a varios de los que serán sus rivales en Richmond.  Simon Geschke podría ser el outsider dentro de los alemanes, sino para la victoria, al menos para ocupar una posición sobresaliente. Es un corredor que ya ha obtenido resultados significativos en pruebas de un día y que ya ocupó en Florencia 2013 un destacado puesto 14 (este año alcanzó una tremenda victoria de etapa en el Tour de Francia).

Selección Alemana. Degenkolb en primer plano.  Foto CyclingNews

Australia: Los Aussies cuentan con Michael Matthews y Simon Gerrans como cartas destacadas. A Gerrans no parece haberle sonreído la suerte durante la presente temporada (estando involucrado en varias caídas) y se prevé difícil que revalide el segundo puesto de Ponferrada 2014. Matthews por su parte no ha tenido un año tan brillante como sí lo fue el 2014, siendo sus mejores resultados hasta el momento una victoria en el Giro de Italia y su tercer lugar en Milan-San Remo, pero aun así será la carta fuerte de su selección siendo un ciclista que afronta bien los repechos. Como equipo, Australia  necesitará tratar de eliminar a los sprinters puros si quiere tener chances de vencer. Como ventaja,  los australianos tienen un equipo integrado por hombres muy laboriosos, tales como Hansen, Clarke o Hayman que pueden fungir incluso como lanzadores.

Michael Matthews. Foto CyclingNews

Bélgica: Los belgas pueden ser catalogados como el Dream Team para la prueba de Richmond. Cuentan dentro de sus filas con experimentados hombres de clásicas y en los mismos campeonatos mundiales. Philipe Gilbert y Tom Boonen (ya campeones del mundo en ruta), junto a Greg Van Avermaet y Sep Vanmarcke son las principales fichas dentro de esta selección. Las características del circuito les van bien a Gilbert y Van Avermaet, dos ciclistas explosivos y con punta de velocidad. Boonen con su amplia experiencia y buen sprint que mantiene vigente (lo demostró en el pasado Eneco Tour donde venció a Greipel, Viviani y Demare) es la ficha para una llegada numerosa. Vanmarcke podría ser un outsider perfecto si está en su día, atacando desde lejos. Con 21 años, Tiesj Benoot perfectamente podría ser la gran sorpresa en esta prueba. Este joven corredor ha sobresalido el presente año en varias clásicas y enfrentando a gente de mucho peso (sexto en Dwars door Vlaanderen, quinto en Tour de Flandes, quinto en GP de Montreal).

Cuesta adoquinada de Libby Hill, uno de los tres repechos que tendrán que sortear los ciclistas. Fuente: richmondoutside.com

España: Los españoles son un signo de interrogación para Richmond. Dos hombres experimentados serán los capitanes: Alejandro Valverde y Joaquim Rodriguez. La duda está en si estos dos ciclistas serán capaces de limar sus asperezas (recientemente acrecentadas en La Vuelta) o si cada cuál trabajara por lo suyo (como se vio en Florencia 2013). Es una incógnita cómo llegará Alejandro Valverde tras disputar la Vuelta a España, en la que por primera vez en su carrera no terminó dentro del top-5. A pesar de ello, el murciano casi siempre está en la lucha por los primeros lugares en las pruebas de un día y los campeonatos del mundo no han sido la excepción (dos veces medalla de plata y cuatro veces medalla de bronce). Purito por su parte es un ciclista que necesitaría más dureza en el recorrido para sacar distancias. Lobato constituye el único hombre para el embalaje que llevarán los ibéricos; además, está la incógnita de si el circuito será demasiado duro para sus aspiraciones. En este sentido, se prevé que España se volcará a hacer la carrera dura desde muy temprano.

Selección Española en el mundial de Ponferrada 2014. Foto CiclismoAFondo.com

 

Francia: Tres hombres destacan dentro del seleccionado galo: Nacer Bouhanni, Julian Alaphilippe y Tony Gallopin. Bouhanni, un sprinter clásico, sería un candidato a temer para una llegada masiva, pero las dudas en cuanto a él están en si sobrevivirá a las dos cotas adoquinadas que presenta el circuito. Si este no es el caso y la carrera se rompe, Francia colocará en  Gallopin (ya sexto en Ponferrada)  y Alaphilippe sus esperanzas. Ambos corredores son puncheurs, a los que se les adapta muy bien las cuestas cortas pero inclinadas de Richmond. Adicionalmente, Gallopin tiene muy buena punta de velocidad y podría ser capaz de vencer en un sprint reducido.

Gran Bretaña: Mark Cavendish constituye el hombre de más galones dentro de la escuadra británica. Aunque la presente temporada está lejos de ser la mejor en cuanto a triunfos de Maxman, el ya campeón mundial en 2011 es un hombre que sigue siendo muy fuerte al sprint. En su contra, al igual que gente como Bouhanni, tendrá los repechos presentes al final del circuito donde podría quedar eliminado. Gran Bretaña tratará de llevar protegido lo más lejos posible a Cavendish, pero si éste falla, tendrá que optar por planes alternativos. A la sombra de Maxman se encuentra Ben Swift (12 en Ponferrada) quien podría ser candidato para un top-10. Tras la baja sensible de Geraint Thomas (aduciendo cansancio), Ian Stannard queda como único hombre de perfil clasicómano para los británicos, aunque el joven Luke Rowe (noveno este año en Paris-Roubaix) podría surgir como una sorpresa.

 

Mark Cavendish, cuando fue campeón mundial. Foto de AltasPusaciones.com

 

Holanda: Los tulipanes tienen en Niki Terpstra y Lars Boom sus principales cartas. En el papel, Terpstra debería ser el capitán. Al campeón de Roubaix en 2014 y actual campeón nacional de ruta se le adapta bien la dificultad técnica del circuito y las subidas adoquinadas, así que no sería extraño verlo lanzar un ataque en el último o penúltimo giro y tratar de llegar hasta meta en solitario o lo menos acompañado posible. Hombres como Gesink o Mollema parecen venir en forma, con actuaciones sobresalientes en los recientes GP de Quebec y de Montreal, y podrían aprovechar el hecho de que Terpstra va a ser el hombre más vigilado dentro de su selección; un ataque de éstos podría quedar sin respuesta. Queda por ver el papel que cumplirá Tom Dumoulin, quien ya ha sobresalido en algunas carreras de un día, pero que llegará a la prueba con los esfuerzos acumulados de La Vuelta y la contrarreloj por equipos y crono individual del mundial.

Italia: Junto con Bélgica, los azzurri presentan uno de los equipos más completos. Siendo Vincenzo Nibali y Diego Ulissi los líderes del equipo, el objetivo de Italia debería ser tratar de romper la carrera y lanzar ataques en el tramo final. A Ulissi le favorece mucho el tramo cuesta arriba que hay a menos de 1 km de meta. No sería extraño ver a lo Squalo Nibali, doble-campeón nacional de ruta, probar suertes atacando desee lejos.  Habría que ver si los tramos adoquinados no constituyen un escollo para estos dos corredores. Si la carrera se decanta en un embalaje, Italia posee fichas veloces, como Nizzolo, Viviani (de muy buena actuación en el reciente Tour de Gran Bretaña) o Trentin, un hombre con experiencia en clásicas y que tendría amplias chances dentro de un grupo reducido. Daniel Oss, ducho en carreras de pavé, será un puntal importante para apoyar cualquiera de las bazas de su selección en un momento definitivo.

Vicenzo Nibali y Sonny Colbrelli. Foto de Gazzetta.it

República Checa: Juventud y experiencia se conjugan en la selección checa. Zdenek Stybar es el líder claro del equipo, ciclista que destacó en la primavera, venciendo en la Strade Bianche y siendo segundo en Paris-Roubaix. Hombres como Jan Barta, Jan Hirt, Roman Kreuziger o el jovencísimo Petr Vakoc (campeón nacional de ruta) estarán a disposición de la causa de Stybar. Estos dos últimos podrían funcionar como plan B, en caso de que Stybar llegase a fallar, aunque el circuito no se adapta mucho a sus condiciones. Está claro que República Checa no se vería muy beneficiada en un sprint, así que debe endurecer la carrera para evitar dicho escenario.

Colombia: ¿Qué podemos esperar de la selección Colombia dentro de este escenario? La escuadra nacional, al igual que España, no parece suscribirse dentro de las selecciones que tienen potentes sprinters o grandes clasicómanos. Si bien lleva a Edwin Ávila, el circuito podría resultar demasiado duro para él. Además, nos preguntamos ¿sinceramente tendría opciones reales de victoria o aspirar a un top-5? Tendrían que juntarse muchas circunstancias para que ello se diese. Siendo Rigoberto Urán el capitán de la selección, la estrategia a la que debe jugar Colombia converge con la de España, Holanda o República Checa, es decir, debería contribuir a endurecer la carrera e ir eliminando gente. A Rigo ya lo hemos visto destacándose en pruebas que a priori estaban diseñadas más para sprinters ( Juegos Olímpicos de Londres 2012 y recientemente en el GP de Quebec donde ganó ante Kristoff y Matthews) y para ello ha tenido que atacar de lejos.

¿De qué sirve meter a un hombre en fuga desde el principio y que consuma más de 150 kms para que después sea alcanzado y no termine contribuyendo en mucho a los intereses de la selección? (Caso de Carlos J. Quintero en Ponferrada 2014). Jarlinson Pantano es un hombre que puede esprintar bien (ya lo vimos en el pasado Tour) pero la incógnita es si llega en buen estado de forma. Así que ante las dudas, la respuesta se llama Rigoberto Urán, en estado de forma y por mucho el mejor clasicómano que tiene Colombia. Si bien las opciones de victoria, o por lo menos podio, son escasas para los nuestros, la manera en que se afronte el circuito de Richmond puede hacer que dichas opciones incrementen o disminuyan.

Rigoberto Urán en Ponferrada 2014. Fuente: Steephill.tv

Ahora nos enfocaremos en las selecciones con fuertes candidatos al triunfo pero que cuentan con 6 o menos integrantes. Por este hecho, de cierta manera estarán supeditadas a las intenciones de los 10 seleccionados de arriba, por lo que tendrán que correr de manera muy inteligente. A pesar de hecho, sus posibilidades de victoria no se pueden menospreciar en ningún momento (como casos tenemos a Rui Costa en 2013 y Kwiatkowski en 2014).

Empezamos con Polonia del campeón defensor Michal Kwiatkowski. Si bien Kwiatkowski no está teniendo la mejor de las temporadas (2 victorias, Amstel Gold Race y prólogo de Paris-Niza), éste ha anunciado sus intenciones claras de defender su título de campeón y para ellos contará con 5 hombres devotos a su causa. De seguro lo veremos muy a la ofensiva en la parte final de la competencia.

Alexander Kristoff lidera la armada vikinga de Noruega que contará con seis integrantes. Con 20 victorias a lo largo de la temporada, este eximio sprinter se postula como un contundente aspirante a llevarse la victoria en tierras norteamericanas. Kristoff ya demostró este año en el Tour de Flandes que es capaz de superar cotas adoquinadas con propiedad. Como desventaja para Richmond está el hecho de que será uno de los hombres más vigilados dentro del pelotón y del que todos se querrán deshacer pronto. Si llegase a ocurrir esto último, Edvald Boasson Hagen quedaría como punta de lanza de Noruega; un hombre que este año ha vuelto a despertar su mejor estado de forma y que, siendo un buen sprinter, puede jugársela atacando desde lejos.

ALexander Kristoff. foto de veloveritas.co.uk

Puede que Eslovaquia únicamente cuente con tres hombres pero tiene a Peter Sagan lo cuál no es cualquier cosa. Un Sagan a quien en las clásicas de primavera no le fue muy bien, pero que a partir de entonces ha sido muy regular y ha brillado con luz propia en varias carreras por etapas, incluyendo el Tour de Francia. Sagan es un hombre que se las puede arreglar casi que sin equipo, ubicándose muy bien en grandes grupos y sabiendo qué rueda coger. La dificultad técnica del circuito le vendrá muy bien a este corredor, siendo tal vez el sprinter que mejor afronta las curvas dentro del pelotón.

Rui Costa lidera a Portugal. A pesar de tener buena punta de velocidad, el campeón en Florencia 2013 es de los que debería atacar desde lejos, en alguna de las tres cuestas, dada su explosividad. José Gonçalves y Nelson Oliveira, quienes estuvieron muy activos en la reciente Vuelta a España, completan el trío portugués.

Finalmente, hacemos un apartado para nombrar algunos ciclistas que no están dentro de la baraja principal de candidatos pero que muy seguramente veremos en la disputa final: Daryl Impey (R. Sudáfrica), Matti Breschel (Dinamarca), Michael Albasini (Suiza), Ramunas Navardauskas (Lituania) y Tyler Farrar (Estados Unidos).

El circuito de Richmond no parece muy duro dentro del libreto, pero que podría llegar a serlo si existe la intención por parte de selecciones como España, Holanda, Italia, Colombia o Bélgica. Con 2400 mts de desnivel total y la parte dura concentrada en el último tramo dependerá de los corredores que tipo de carrera se tiene y cuál sea su definición, ello dependiendo del ritmo que se imponga.