Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

Reseña de lectura: Gregario (Charly Wegelius)

Editorial Contra.  Barcelona, 2013.

Por @PaleoHidalgo

Gregario es el recuento autobiográfico de la vida del ciclista británico, de origen finlandés, Charly Wegelius. Quizá a la mayoría de lectores este nombre no les suene para nada. Wegelius fue una figura casi que anónima, de esas que trabaja incansablemente y hasta el límite para que otros ciclistas logren llegar a la victoria. Hizo parte de ese grupo de corredores al que conocemos como gregarios, las abejas obreras dentro del ciclismo de ruta, aquellos ciclistas para quienes las cámaras muchas veces ya no están cuando arriban a meta. Con un lenguaje sencillo y carente de adornos pero muy directo y franco, el protagonista nos introduce a lo que fue su carrera como ciclista, desde sus años inicios como amateur (1996), su proceso de aprendizaje y su paso por el ciclismo profesional (por equipos como el famoso Mapei de Johan Museew, el Liquigas de Cipollini o Di Luca o el Silence-Lotto de Cadel Evans).

El protagonista nos traslada a través del proceso que lo llevó a ser uno de los gregarios más apreciados dentro del pelotón mundial. Desde la constante lucha por la supervivencia que vivió en sus años como amateur en Francia, a cargo de Jean Rene Bernaudeau en el equipo Vende U (donde se formaron figuras del ciclismo francés como Sylvain Chavanel y Thomas Voeckler y más recientemente Bryan Coquard y Lilian Calmejane), pasando por su proceso de inserción en la cultura ciclística italiana y su aprendizaje del rol de gregario. Precisamente, sobre este último tema, uno de los pasajes más dicientes es el siguiente:

“… el aspecto clave que tuve que asimilar fue que un gregario tiene que ser casi tan fuerte como su líder, y que también debe ser inteligente y muy consciente de todos sus movimientos. A menudo era trabajo del gregario tomar decisiones en una fracción de segundo que podían ser trascendentales para la carrera y sin recibir instrucciones del líder o el director del equipo. Tener esa capacidad de tomar decisiones correctas era lo que habría de definirme como gregario…”.

Gregario es más que un saco de anécdotas e historias acerca del ciclismo profesional. Va más allá de las biografía taquilleras, aquellas que han descrito las hazañas y los triunfos de algunas leyendas, por un lado, o los escándalos e infortunios que han envuelto al ciclismo de ruta, a lo largo de su historia. Gregario es más bien el relato de un ciclista de poco renombre acerca de los tormentos y los temores que afrontó a lo largo de su carrera. Un relato sobre la ansiedad, la soledad, la ingratitud y los sinsabores que en ocasiones deja la labor de gregario, omitida en muchas crónicas, relatos, transmisiones de radio y de televisión… incluso, pasada por alto por la mayoría de aficionados, quienes al final, como en la Historia (sí, con H mayúscula), se fijan únicamente en los vencedores. Pero también nos describe esa sensación reconfortante y de plenitud que siente el ciclista cuando sabe que lo ha dado todo de sí y el equipo ha obtenido los resultados que se buscaban.

Línea a línea, el lector se ve inmerso en la mente de un ciclista dedicado a sacrificarse por el bien de su líder:

“Nunca sabré saber qué se siente al ser un gran campeón. Lo que sí puedo decir es qué se siente cuando te ganas la vida montando en una bicicleta. El trabajo de un ciclista profesional es extraordinario, pero el pelotón del ciclismo profesional está lleno de tipos normales como yo, que unas veces se sienten desprotegidos y otras confundidos, en una profesión a la que se entregan en cuerpo y alma para seguir formando parte de ella.”

A través del libro, es posible identificar la fuerte determinación y compromiso que Wegelius cargaba consigo mismo, elementos a su vez alimentados por un agente que habría de perseguir a éste durante toda su carrera: el miedo. “Vivo con miedo y, probablemente, esta sensación es lo que me motiva a comportarme de un modo correcto la mayoría de las veces porque, en realidad, estoy cagado de miedo”. Un miedo constante a no lograr un contrato como profesional, a no obtener una renovación del mismo, a fallar en el cumplimiento de las órdenes del líder de equipo o del director deportivo… pero ese mismo miedo habría de alimentar el fuego, para estar exigiéndole constantemente a su cuerpo sobrepasar los límites del dolor físico.

Pero Wegelius va más allá. También hace alusión a los problemas que afrontaba el ciclismo en Gran Bretaña antes de los 2000, país que en ese entonces no era ni la sombra de la potencia ciclística que es hoy en día. Él vivió en carne propia las carencias de una Federación Británica de Ciclismo que apenas estaba iniciando la transición hacia el programa de ciclismo modernizado y científico que existe actualmente. El ciclista británico también se ocupa de varios aspectos polémicos de este deporte, como los cobros a corredores para saltar al profesionalismo dentro del ciclismo italiano o las traiciones nacionales dentro de los campeonatos del mundo

(Leer La camiseta arco-iris bien vale una traición)

En últimas, Gregario es un libro muy recomendado para iniciarse en la literatura sobre ciclismo, ya que permite acercarse a varias facetas y componentes de este deporte, explorando entresijos que muchas veces son desconocidos por los aficionados. Charly Wegelius nos ha brindado un testimonio para aprender sobre el mundo del ciclismo, no sólo en su dimensión deportiva sino también en su faceta humana.