Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

La historia de Fares Team y su desafuero en la Vuelta de la Juventud

Por @Eskrraga

Las historias de los ciclistas colombianos están atravesadas por nociones como la superación, el hambre de gloria o la disciplina; en ellas se suelen obviar muchos aspectos propios del ciclismo doméstico, como si el mismo recordara que la situación de este deporte en Colombia no condice con los títulos que a nivel individual obtienen algunos corredores en Europa. A esto se suma que la fanaticada suele encontrar en el ciclismo un bálsamo para los impulsos nacionalistas que suelen refrenarse con derrotas en otras disciplinas.

A fines de Abril del presente año, durante la Vuelta de la Juventud, se puso al descubierto que el equipo “Fundación Team Fares”, de inspiración cristiana por lo que se deduce de su página en Facebook, no contaba ni siquiera con la capacidad de dar un alojamiento adecuado y alimentación propicia a sus integrantes (Santy Guzmán, Edison Ibañez, Brayan Barrera, Sergio Romero, Daniél Suárez y Sebastián Zambrano).

Esta situación fue conocida por la Federación Colombiana de Ciclismo, la cual afirmó que los jóvenes fueron “engañados y perjudicados” por el señor José Albeiro Vergara, quien fungió como director de la escuadra y, por lo tanto, él fue “vetado para hacer cualquier registro de equipo”.

La historia de este engaño tiene muchas aristas, entre ellas, la expuesta por Edison Ibañez quien dio su testimonio a medios de comunicación y contó con la suerte de insertarse a otro equipo durante la competencia. Los demás debieron regresar a sus hogares. A ellos los buscamos aunque solo Santy Guzmán estuvo dispuesto a contarnos su historia desde España, donde hoy día corre. Esta es su historia:

Los grandes obstáculos

Los principales inconvenientes fueron la alimentación y el descanso. Es fundamental la recuperación en este deporte y había preocupación de no saber si al otro día ibas a comer; la cabeza andaba mal al igual que el cuerpo, me sentía débil: si no comes bien y no duermes bien, al final, el cuerpo colapsa.

El itinerario

Salimos el día antes del inicio de la carrera. Nos fuimos doce o trece personas en dos camionetas; llegamos superagotados porque eran doce horas en automóvil en donde estábamos apretados. Nos quedábamos en iglesias, en colchonetas tiradas en el suelo; yo soy asmático y llevaba mucho tiempo sin que me diera un ataque, pero me volvió a dar a raíz de la humedad. La comida nos la daban los pastores pero ellos estaban desentendidos de lo que pasaba.

El dinero

Me dejaron en Facatativá aunque yo vivía en Bogotá; eran las once o doce de la noche… el primer día, cuando nos fuimos, José Albeiro Vergara me pidió plata prestada para tanquear las camionetas. Yo llevaba poco porque el trato era que me iba con todo pago; mi familia me proporcionó alrededor de doscientos mil pesos y le di todo el dinero al señor. Ya el último día no tenía nada en el bolsillo, ni siquiera para el transporte desde donde me dejaron con mi equipaje y mis dos bicicletas; yo le dije a Vergara que me devolviera mi plata pero, mientras bajaba mi equipaje y las bicicletas, el hombre se fue y me dejó tirado sin un peso… los choferes de las camionetas me dieron algo de dinero, cogí un bus y llamé a una amiga que me recogió en otro punto.

Al otro día le escribí preguntándole a José Albeiro por qué me hizo y me pidió que lo disculpara.

La llegada al equipo

El trato consistía en que Vergara nos daría todo por ir a correr allá. Él  me había visto  en el clásico RCN sub 23 y concluyó que yo era buen corredor; estábamos en contacto. A lo último no encontré un  equipo para la Vuelta de la Juventud y tenía dos opciones: Monserrate o Team Fares; decidí ir con el equipo de Vergara porque él él se comprometió a darme todo y llevarme bien. Ya cuando llegué, nos encontramos con una realidad distinta.

El retiro de la Vuelta de la Juventud y la partida a España

En 2016 lo había hecho muy bien y este año pretendía hacerlo muchísimo mejor… en la cuarta etapa nos tocó retirarnos a todos, no por falta de rendimiento sino por las circunstancias que vivimos. Llegué a España después de esa competencia, me sirvió mi rendimiento de junior; estaba con el equipo de Adco y venía de la vuelta a Portugal, había hecho top 10 y por eso contacté con el equipo amateur.

Santy Guzmán en su nuevo equipo

La experiencia ibérica

Me he encontrado con buenos equipos y cosas favorables para mí. Sólo hay treinta colombianos que corren a nivel amateur y profesional y eso es triste desde ese punto de vista de que nunca se recibe algún apoyo de la Federación.

***

Hoy día Santy Guzmán ha sido fichado por el Murcia Levante Ginestar, antes había estado en Supermercado Froiz pero en su nueva escuadra tendrá más libertad para buscar victorias, principalmente en la montaña, ya que es un corredor muy liviano que le vienen bien las cuestas.

De esta situación, más allá del veto, cabe preguntarnos cuáles son los requisitos mínimos que se les exigen a quienes quieren inscribirse como equipos para estas competencias y escudriñar en torno al aparato de vigilancia de la Federación y las ligas para velar por el bienestar de los deportistas.