Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

La importancia de la televisión en las carreras ciclísticas

1

Encuesta realizada via Twitter:

(Por Rui Quinta @CarroVassouraautor del blog Carro Vassoura)

Hace un par de años escribí en mi blog que la Vuelta al Algarve había tenido el combo completo, con las estrellas, el espectáculo y el público. Algunas personas resaltaron (y muy acertadamente) la ausencia de un ingrediente crucial: la televisión. No hay duda de que la televisión es un ingrediente clave de la receta para el éxito del ciclismo.

Cualquiera que haya visto deportes como el baloncesto o el hockey sabe que hay algo que la televisión no abarca. La televisión hace que los movimientos parezcan más lentos y se guarda una parte del espectáculo que sólo se puede presenciar en vivo. Para el ciclismo, en cambio, la situación es diferente.

Comparado con verlo en vivo, en una transmisión de ciclismo por televisión se pierde aquella ansiedad de esperar el pelotón, se pierde una parte del ruido del público, las ruedas, las cadenas. En vivo y en directo el ciclismo dura solo unos segundos. Los ciclistas pasan cerca al público en un punto dado y se acabó. No se sabe lo que pasó por allí y no sabe lo que pasó a partir de ahí. Sólo la televisión puede mostrar una carrera de ciclismo en todo su conjunto y eso es muy importante para el público, pero más importante aún lo es para los patrocinadores (y por lo tanto para los organizadores).

Camarógrafo en moto en el Giro de Italia 2014. Foto: @GiroDitalia

               Camarógrafo en moto en el Giro de Italia 2014. Foto: @GiroDitalia

Los organizadores de Ciclismo necesitan patrocinadores pues esa es la fuente de financiamiento de su labor. Siempre hay quienes dicen que los intereses comerciales son malos, que el marketing es malo, que todo esto vino a estropear este bello deporte, pero nada más equivocado. El Tour, el Giro y aún más la anciana Liège-Bastogne-Liège fueron carreras creadas para vender periódicos. Claro que existe el ciclismo recreativo porque andar en bicicleta es fantástico, pero las pruebas profesionales de ciclismo están allí para vender. Nunca ha habido otro ciclismo.

Una gran parte del patrocinio es aportado en las salidas y llegadas de las etapas (normalmente entidades territoriales y organismos públicos, pero no solamente ellos) y para estos patrocinadores hay tres razones principales que les llevan a comprar la presencia de una etapa de la carrera:

– Promover la ciudad o región con objetivos turísticos, sea una zona de playas como el Algarve, un complejo deportivo de invierno como el Alpe d’Huez o una ciudad turística como Amsterdam (Giro de 2010).

– Dar a la ciudad un espectáculo, especialmente (pero no sólamente) en los lugares donde el ciclismo es muy popular y la gente está agradecida por ello. Es el caso de muchas ciudades de Bélgica durante las clásicas de primavera, y ha sido el argumento para que sea Medellín el final de la vuelta a Colombia en los últimos años.

– La propaganda política. Es algo que sucede en todo el mundo. Se trata de aprovechar la difusión y promoción que tiene una competencia de ciclismo para enviar un mensaje político. Un buen ejemplo pudo verse en la edición del clásico RCN en la que el ministro de defensa entregaba las camisetas en el podio.

El Ministro de Defensa entrega la camiseta de líder en el Clásico RCN

            El Ministro de Defensa entrega la camiseta de líder en el Clásico RCN

Para la segunda y tercera razón, el público se limita a las ciudades por donde pasa la carrera, en cambio la primera se dirige a un público mucho más amplio, con millones de personas en todo el mundo. Una competencia se puede incluso diseñar expresamente para una transmisión internacional.

El caso de la Vuelta al Algarve (Portugal)

Algarve es la zona turística por excelencia de Portugal. Sus playas son bellísimas, su clima en invierno es mucho más favorable que el del resto de Europa, su infraestructura hotelera y de servicios es de muy alta calidad y las vías de acceso están perfectas. Está claro que la promoción del turismo es el interés con mayor potencial.

Por supuesto, la presencia de la carrera hace las delicias de la población local y de aquellos que vienen a ver el más grande desfile de estrellas ciclísticas en Portugal, pero el mayor interés que la Vuelta al Algarve podría tener en los municipios sería el de promover la región más allá de las fronteras. Y la promoción sin televisión es ridículamente pequeña en comparación con lo que habría si hubiera una buena transmisión en directo.

La turística ciudad de Albufeira (Algarve)

            La turística ciudad de Albufeira (Algarve)

No se piense, sin embargo, que tiene alguna relevancia para el turismo de Algarve tener la Vuelta al Algarve transmitida en algún canal nacional, porque es innecesaria para fomentar la región entre el público portugués. Lo que se necesita es promover el Algarve y Portugal en el extranjero, y eso sólo es posible a través de canales internacionales.

¿Quién hace una transmisión?

En primer lugar, hay que entender cómo se hace y quién hace una transmisión de ciclismo en televisión. Es cierto que muchos canales de todo el mundo pagan por transmitir las más importantes clásicas, el Giro y la Vuelta, y pagan mucho más por transmitir el Tour. Sin embargo, los canales no compran los derechos de transmisión de pruebas pequeñas como la las numerosas carreras 2.2 del circuito americano y otras del mismo o de menor nivel que hay por todo el mundo. Muchas veces los organizadores tienen que pagar a los canales para que su carrera sea transmitida.

Con el ciclismo ganando mayor popularidad, los medios de comunicación están adoptando para el ciclismo la misma filosofía que han adoptado para el fútbol y para las figuras públicas en las artes, las fiestas o los realities. Tenemos un puñado de periodistas, especializados en otros temas, que avergüenzan a los buenos profesionales del ciclismo al dar informes sin pies ni cabeza, la mayoría de las veces por manifiesta ignorancia. Cuentan lo que la gente quiere oír para ganar la simpatía del público, porque siempre habrá aquellos a los que les gusta ser engañado. El ciclismo necesita entonces, en primer lugar, buenos profesionales que hagan buenas transmisiones.

Lo que se necesita para una transmisión

Un juego de fútbol-sala, baloncesto, balonmano, voleibol, o tenis es bastante simple de transmitir: con dos cámaras fijas para el juego y un camarógrafo móvil para filmar los protagonistas más de cerca en los intervalos o tiempos de espera es suficientes para asegurar una buena transmisión. Por supuesto, se necesita un director, mezclador, técnicos de sonido y video como en cualquier otra transmisión.

Pero cuando se habla de ciclismo de ruta, surgen numerosas restricciones que hacen que los precios se disparen a valores insostenibles para los pequeños y medianos bolsillos. Con los medios que se requieren para transmitir un juego de fútbol sala o de baloncesto también se podría transmitir un evento de ciclismo de pista, pero tales medios son insuficientes para una carrera de ciclismo de ruta, sólo se podría transmitir los últimos 300 o 400 metros. Apenas eso, la llegada de los corredores.

Cámara fija en meta en la Vuelta a lValle. Foto: @JohnJamesUrrego

          Cámara fija en meta en la Vuelta a lValle. Foto: @JohnJamesUrrego

Como cualquier fan notará, para transmitir una carrera de ciclismo, además de cámaras fijas, se requiere al menos dos motocicletas (escapada y cabeza del pelotón), pero para hacer una transmisión de calidad se añadiría una tercera (En el Tour son hasta cinco o seis). Además, un helicóptero (En el Tour hay dos).

Analizando con más atención, se puede ver que no se trata de cualquier motocicleta las que acompañan el pelotón a 90 km/h, en curva y contracurva con una cámara al hombro. Tampoco se trata de cualquier motociclista ni cualquier camarógrafo los que logran grabar en estos alucinantes descensos, haciendo malabarismos sobre la moto, con la cámara al hombro, como a menudo vemos.

Las motos tienen que ser ágiles, los motociclistas tienen que ser de gran experiencia y grandes conocedores del ciclismo para darse cuenta de cuáles ciclistas deben acompañar cuando el pelotón se fracciona, los camarógrafos tienen que tener una enorme pericia y sus cámaras tienen que ser ligeras para maniobrarlas con la moto en movimiento.

Camarógrafo y motociclista siguiendo de cerca a Chris Froome

            Camarógrafo y motociclista siguiendo de cerca a Chris Froome

Hay un helicóptero con un piloto que también debe ser muy conocedor y un camarógrafo experto en este tipo de trabajo. Mejor aún sería tener, en lugar de cámaras manejadas directamente por el camarógrafo, cámaras de alta definición acopladas directamente al fuselaje del helicóptero, como las que tienen las transmisiones de las grandes vueltas (y también los videos de persecuciones policiales).

Helicóptero con cámara V14 Cineflex HD

       Helicóptero con cámara V14 Cineflex HD

Parece mucho, pero aún no es suficiente. Todo esto da para hacer una cobertura en diferido, pero falta mucho más para poder hacerla en directo.

Las imágenes y sonidos del helicóptero y las motos no llegan directamente al “camión en exteriores” (en donde se encuentra todo el equipo técnico que procesa esa información): Es necesario un avión relé con altura suficiente para recibir las imágenes y el sonido y hacer el envío al camión. Allí, el director, operadores, mezclador y otros técnicos harán su trabajo de montar lo que llega a nuestros televisores.

Cuanto mayor sea la distancia entre las motos y el camión de exteriores (que está en la meta) y cuanto más montañoso sea el terreno, más difícil es el trabajo de la aeronave relé. En las etapas de alta montaña del Tour de Francia, donde la transmisión se inicia lejos de la meta, se necesitan incluso dos aviones, algo que sería insostenible para un realizador pequeño.

Camión con equipos de transmisión en una llegada del Tour de Francia

         Camión con equipos de transmisión en una llegada del Tour de Francia

Entonces, sin entrar en mayores detalles, para tomar imágenes para una transmisión en directo de ciclismo se necesita:

– 3 motocicletas apropiadas para este trabajo;
– 3 motociclistas experimentados;
– 3 camarógrafos experimentados equipados con su respectiva cámara
– 2 o 3 + camarógrafos en cámaras fijas (este número depende de la longitud de la última recta)
– 1 helicóptero, con su piloto, técnico y camarógrafo
– Avión relé, con sus pilotos y técnicos
– Camión de exteriores

A esto hay que añadir los técnicos que hacen el montaje y trabajan las imágenes y sonidos antes de que lleguen a nuestras casas.

¿Quién tiene todo esto?

Ningún canal que emita 10, 20 o 30 días de ciclismo al año puede permitirse el lujo de tener esta máquina y este personal parado durante el resto del año.

Lo que existen son productoras que tienen este equipo y el personal necesario (o subcontratan parte de él) para hacer transmisiones de excelentes calidad y rentabilizar sus recursos realizando trabajos en todo el mundo. Así escuchamos varias veces en algunas carreras referencias a motos y camarógrafos que han cubierto otras competencias: Por ejemplo, en la vuelta a Portugal se hace referencia a motos y camarógrafos que estaban en el Tour de Francia, pues es el mismo productor contratado por los organizadores de las dos carreras. En otras ocasiones, pueden unirse productoras pequeñas para realizar un gran evento.

Esquema tomado de @CyclingTips

                Esquema tomado de @CyclingTips

¿Cuánto cuesta todo esto?

Como se apreciará, es muy difícil conocer valores exactos de los costos, pero el blog INRNG, que es una muy buena referencia, abordó esta cuestión durante el Tour de Omán y dijo entre 30.000 y 50.000 euros por día. Esta es una cifra muy alta para cualquier canal nacional (Leer artículo)

Solución y Conclusión

Carreras como San Luis, Algarve u Omán están llena de estrellas, cuentan con espectáculo, cuentan con público, pero no tienen dinero para pagar una televisión que, como se ha explicado aquí, no es tan fácil como a menudo se sugiere y tiene un alto costo. Las productoras de televisión tampoco tienen interés en sufragar estos gastos si van a perder dinero. Voy a sacar unas conclusiones de la Vuelta al Algarve (Portugal) que conozco bien, pero que se pueden aplicar a cualquier otra carrera de cualquier parte del mundo.

En primer lugar, sin duda, una carrera como éstas DEBE tener la retransmisión televisiva. El interés de la región de Algarve es el turismo y la carrera puede ser su mejor vitrina. Así, la inversión para transmitirla tendría que salir del gremio turístico de Algarve o de Portugal, no para mostrar una simple carrera de ciclismo, sino para mostrar la región, sus playas y otros atractivos turísticos con la carrera como un pretexto.

Con la tan ambicionada transmisión, la organización de la carrera tendría mayor poder de negociación con las autoridades locales (aquellos que pueden pagar más), otros operadores turísticos y más posibles patrocinadores. Sin la transmisión, la región está perdiendo terreno frente a sus competidores.
.
Urge entonces hacer ver a las entidades territoriales todo el potencial de una prueba ciclística como promotor turístico, un potencial que sólo puede lograrse a través de la retransmisión televisiva. El organizador de una vuelta necesita alguien que consiga ocuparse del turismo de una manera como nunca se ha hecho.