Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

La transmisión de TV: Palos en las ruedas para la Vuelta a Colombia

vuelta-a-colombia-11

Por @PauloForastero

(Leer “La importancia de la televisión en las carreras de ciclismo)
(Leer “Ni rajan ni prestan el hacha“: el mismo irrespeto que sufrimos con WinSport para los pasados campeonatos mundiales)

Para la Vuelta a Colombia que acaba de terminar, RCN compró los derechos de transmisión por TV pero decidió no ejercerlos completamente y transmitir solo algunas etapas y solo algunos segmentos de ellas. En el ciclismo que vemos en Colombia, esta censurable práctica de “no rajar ni prestar el hacha” es tristemente habitual, pues la hemos sufrido en otras ediciones de la Vuelta y en los campeonatos mundiales recientes, en los que la compra de estos derechos bloquea además la señal gratuita de la UCI a través de Youtube.

Más allá del irrespeto con la afición, que es enorme, lo realmente grave es que con esta decisión se destruye el modelo económico en el que se basa el ciclismo, al que le urge la llegada y permanencia de patrocinadores y que NECESITA la cobertura de TV para poder crecer.

En el ciclismo (salvo excepcionales ejemplos como Tour de Flandes), el aficionado no necesita pagar una entrada para ver y vivir el espectáculo. No hay escenarios cerrados ni taquilla, ¿Cómo entonces se recauda el dinero para su puesta en marcha? Gracias a los aportes de patrocinadores, bien sea de los equipos o de la prueba que se corre. Para justificar la inversión, ellos esperan que su marca se exponga en los diferentes medios que cubren la prueba (TV incluida), el llamado Retorno publicitario o “Free Press”, pero eso solo se logra si hay un cubrimiento mediático de calidad, con suficientes espacios para mostrar las marcas. Así, los aficionados acceden a ese cubrimiento de calidad, construyen una audiencia sólida y se vuelven un público atractivo para empresas que quieran hacer esa inversión publicitaria. Es un círculo virtuoso.

(El sistema completo lo describí en detalle hace dos años en este artículo ¿Qué gana un patrocinador?)

¿Por qué digo que RCN destruye este círculo? Porque al no transmitir la carrera (o hacerlo a medias) elimina posibles espacios de exposición de las marcas y con ello la inversión de los patrocinadores no es amortizada, se vuelve “platica que se perdió” o se pierde la oportunidad de ser mayor.

Pongámonos en sus zapatos:  Si para 2016 yo hubiera decidido apoyar un equipo porque me dijeron que la vuelta a Colombia tendría cobertura por un canal nacional y mi marca estaría visible en horas de alta audiencia pero resulta que no hubo tal, que la empresa que compró los derechos no transmitió algunas etapas, otras no las mostró completas, no mostró las premiaciones en podio (Allí es donde la exposición tiene más impacto), y en el mejor de los casos solo transmitía los últimos kilómetros, cuando quizá la escapada de mi corredor ya había sido neutralizada y ya habían pasado situaciones de carrera ideales para nombrarme, yo como marca patrocinadora me sentiría estafado, sentiría que me hicieron paquete chileno, que caí víctima de publicidad engañosa porque me vendieron algo que jamás recibí.  ¿Con qué voluntad continuaré mi apoyo en años siguientes? ¿Quién me garantiza seis meses antes de la carrera, cuando debo hacer el presupuesto de mi inversión, que el canal que compró los derechos sí va a transmitir? ¿Quién me responde por la burla y el dinero perdido (aunque sea en términos de retorno publicitario)?  Esa actitud espanta a los patrocinadores que se quieran acercar.

Aclaro, no me estoy refieriendo aquí a los Quijotes que cada año siguen al frente a pesar de la destrucción de este modelo (muchísimas gracias a ellos por no desfallecer) sino a la posibilidad perdida de atraer patrocinadores nuevos, con una intención misional y no coyuntural con el ciclismo, con los que se puedan armar procesos de varios años tanto en los equipos como en la organización de competencias porque dar el patrocinio les resulte una decisión atractiva y rentable para ellos en términos de retorno publicitario.

La Federación constantemente hace hincapié en la dificultad de conseguir recursos para sacar adelante la vuelta y para asistir como selección a eventos internacionales, por eso cobra tan caro a las ciudades para recibir la Vuelta a colombia (Recordemos el asunto alrededor de los 700 millones que pidió a Bogotá). Desde la perspectiva que estamos tratando, fue una buena decisión. ¿Qué hubiera ganado la capital si deciden no transmitir como sucedió en la CRI, o si recortan la transmisión sin mostrar el final como hicieron con la etapa de Manizales?

El problema no es falta de patrocinadores, ellos se quieran acercar, pero necesitan ser tratados con respeto por la transmisión de TV