Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

Lanzadores: los vagones de las locomotoras del ciclismo.

treno 5

(Por Albamo)

El ciclismo moderno de ruta se ha convertido en una actividad muy compleja, la conformación de los equipos se realiza de acuerdo a los objetivos trazados previamente al inicio de la temporada. Según el calendario y las aspiraciones de la escuadra, ésta debe tener un determinado número de líderes para las grandes pruebas, especialistas contra el reloj, velocistas, gregarios para toda clase de terrenos, y por supuesto a los lanzadores.  Hoy quiero referirme a estos últimos: los lanzadores, quienes son ciclistas que forman parte del grupo de gregarios, pero con la misión especifica de preparar el camino para quienes, de acuerdo a la planificación de técnico, busquen rematar la carrera y opten por la Victoria.

Rodadores y velocistas conforman principalmente el grupo de lanzadores (aunque en el Tour del 2012 los escaladores del Sky se comportaron como un perfecto “treno”, que minaba las fuerzas de sus rivales para la estocada final de Chris Froome, dejando serias dudas sobre el real origen de las fuerzas que permitieron esa excepcional demostración). Éstos son verdaderos trenes cuyos vagones, estratégicamente colocados, van realizando alternativamente sus mejores esfuerzos para imponer un ritmo violento en los últimos kilómetros. Hoy día es frecuente ver en los tramos finales de las etapas llanas varios convoyes marchando en paralelo, primero impulsados por los rodadores quienes generalmente son especialistas contra el reloj acelerando de manera uniforme, abandonando la locomotora uno a uno tras culminar su labor y entregando la posta a los velocistas quienes impulsaran aún más este endemoniado tren para colocar a su principal esprinter en la mejor posición posible a menos de 200 metros de la raya final.

Italia no es la cuna del ciclismo, pero es quizás el lugar donde más intensamente se vive, allí surgieron las estrategias, se crearon los gregarios y se le dio valor a los triunfos en las llegadas masivas, por lo tanto no es extraño que sea la tierra donde se inventaron los “trenos” que condujeron a las victorias de Mario Cipollini y Alessandro Pettacchi.

El treno del Saeco de Cipollini. El precursor y uno de los mejores  de la historia.

El treno del Saeco de Cipollini. El precursor y uno de los mejores de la historia.

La historia de los lanzadores no es muy antigua, el gran número de victorias que consiguieron Rik Van Looy, Freddy Maertens, Jean Paul Van Poppel o el mismísimo Eddy Mercks, fueron primordialmente fruto de la potencia física o la habilidad para sortear esos metros finales y no el resultado de la estrategia o el trabajo de equipo. La creación del “treno” tal como hoy lo conocemos se le adjudica al Saeco comandado por Mario Cipollini y secundado por corredores como Calcaterra, Leoni, Furlan, Fagninni y Mario Scirea (ex Café de Colombia) en la segunda mitad de la década de los noventa, desde entonces muchos los imitaron y se ha convertido en la norma para encarar los finales de las etapas planas en las principales carreras del calendario mundial.  (Ver algunas etapas ganadas por Cipollini)

Dentro de los equipos que mejor lograron desarrollar esta técnica, debemos destacar al HTC Columbia, quien entre 2008 y 2011 conformó una auténtica locomotora con corredores de la talla de Mark Renshaw, Tony Martin y Andre Greipel en beneficio de Marc Cavendish.

Los lanzadores HTC- Columbia sirvieron de catapulta a M.Cavendish

Los lanzadores HTC- Columbia sirvieron de catapulta a M.Cavendish

Hoy muchos equipos con aspiraciones de victoria en las etapas planas, han conformado sus respectivos equipos de lanzadores, pero con un peldaño por encima del resto podemos destacar al Giant- Shimano y al Omega-Pharma.

Degenkolb, Mezgec y Veelers,  parte del tren que impulsa al Giant en favor de M. Kittel

Degenkolb, Mezgec y Veelers, parte del tren que impulsa al Giant en favor de M. Kittel

Muchos de los lanzadores que conforman estas locomotoras son corredores con la calidad suficiente para luchar por sus propios intereses, pero que deben anteponer sus aspiraciones en beneficio del líder previamente escogido. A manera de ejemplo podríamos señalar el caso de Andre Greippel, quien fue uno de los principales lanzadores de Cavendish en el T-Mobile y el HTC-Columbia, teniendo que cambiar de escuadra para tener la oportunidad de ser el maquinista principal de uno de estos trenes bala.

En Colombia, nuestros velocistas se encuentran huérfanos y carecen de los lanzadores que les permitan optar por triunfos en las etapas llanas, no es por falta de los corredores adecuados sino por la manera que se conforman los equipos, donde se le da prioridad a los escaladores, o como le sucede al Team Colombia, donde se han especializado en buscar las fugas y exhibirse, llegando nuestros hombres rápidos sin ningún respaldo a definir las etapas.

Tendrá que llegar gente nueva a la organización y dirección de la mayoría de nuestras escuadras, con una mentalidad diferente, que ofrezca la oportunidad a nuestros rodadores y velocistas de aprender esta técnicas y desarrollarlas, no solo para que en nuestras carreras podamos disfrutar del espectáculo que ofrecen estas locomotoras humanas, sino para que ese inmenso grupo de pedalistas que no son escaladores, tengan la misma oportunidad que nuestros escarabajos y puedan buscar ese reconocimiento que siempre se les ha negado.