Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

Mi respuesta a Ramiro Valencia

Trino Robayo

(Por Natalia Santamaría)

Tuve que esperar a que me dejara de hervir la sangre después de leer el trino de la imagen para poder teclear al respecto con cabeza fría. Independientemente si el mensaje de respuesta que recibió @RobayoColombia puede considerarse oficial o no (todo se puede negar en esta vida), si deja entender un poco más cómo es que el dirigente de nuestra federación ve el ciclismo femenino. De aquí en adelante me referiré al remitente del mensaje como el Señor Valencia (le diré Doctor cuando me digan en qué y dónde hizo el doctorado).

Yo no puedo evitar tomar ese mensaje personalmente, no porque sea ciclista profesional, si no por ser mujer. En Colombia hay un marcador genético social que tiende a tratar a las mujeres como ciudadanos de segunda clase. Algo hemos progresado, para mis abuelas la meta puesta por la sociedad era casarse, tener hijos, convertirse en la señora de la casa, gracias al cielo ya la sociedad está bajando ese plan de meta a opción. Sin embargo, todavía hay instituciones como la Federación Colombiana de Ciclismo que parecen estar viviendo siglos atrás, y lo de ser deportistas profesionales de alto nivel es algo con lo que sólo pueden soñar los hombres.

De acuerdo con el Señor Valencia, las mujeres en Colombia no merecen un calendario nacional (aparte) porque hay muy pocas que lo practican, y las que lo practican tienen muy poco nivel competitivo (el mensaje dice exigencia, yo creo que se confundió, la geografía colombiana es exigente independientemente del humano que vaya echando pedal), que como el lote femenino nacional va apenas a 30 Km/h gestionar lo del cierre de vías con las autoridades y la comunidad es un camello. Les garantizo eso sí que si el cierre de las vías fuera para algún reinado, los permisos estaban listos ayer, si hay una competencia femenina que se apoye en Colombia es la de las curvas naturales y de silicona meneándose en una pasarela.

Los argumentos del Señor Valencia en cuanto a la falta de número, de nivel competitivo y de velocidad del pelotón actual, son los resultados de la falta de gestión y ganas de la fedeciclismo para organizar un calendario nacional de competencia; no me volteen la arepa, esa lista de excusas es lo que toca empezar a arreglar. Si lo que quieren es tener más mujeres, con mejor nivel competitivo y un lote que vaya a más de 30Km/h tiene que haber más carreras con categoría femenina. Es muy cínico exigir tamaño, nivel y velocidad sin poner las competencias. Nadie está pidiendo que les pongan calendario aparte para arrancar, ellas pueden compartir los cierres de vías para los hombres, saliendo más temprano y andando menos kilómetros. En nuestro foro y en las redes sociales varios hemos aportado ideas y alternativas para empezar a crear un calendario femenino, algunos estamos convencidos de que eso tiene que pasar primero para que el resto venga y no al revés.

Duele ver como la cabeza de la fedeciclismocol desprecia con tanta facilidad a esas mujeres que no se rinden y siguen haciendo de tripas corazón para poder ser ciclistas profesionales. A ese pequeño lote le pido que perdone e ignore ese discurso derrotista, sepan que aunque son pocas son muy valiosas, y que varios sabemos que no cualquiera tiene la fortaleza mental y física que se necesita para competir pedaleando en una bicicleta. Aquí hay un grupo de aficionados al ciclismo que las admira y cree que se merecen tener un calendario nacional de ruta femenino, para que ustedes y las demás mujeres que quieran, tengan un dónde y un cómo medirse y mejorar su nivel competitivo.

En mi entrada anterior cerré aplaudiendo la liga de ciclismo de Antioquía por pararle bolas, y en serio, al ciclismo femenino. Esta entrada la cierro con una ovación de pie para todo el departamento y su decisión de usar la platica de los reinados para premiar a mujeres jóvenes que se destaquen por su liderazgo social y político, o su excelencia académica, o su producción artística/cultural o su desempeño deportivo en competencia. Eso es progreso. Ojalá sea contagioso.