Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

Nairo Quintana, ¿Súper Escalador de resistencia?

Nairo 1

Por @PaleoHidalgo

Una vez finalizado el Giro de Italia en su edición centenaria, surgen varios interrogantes acerca del rendimiento de Nairo Quintana. Uno de las principales cuestiones que uno se podría plantear es si el colombiano es realmente el súper escalador de resistencia, un ciclista dominador en las etapas de alta montaña con encadenados (entiéndase por este tipo de etapas, las jornadas en las cuales los ascensos se ubican de forma sucesiva y el desnivel supera los 4000 metros, generalmente llamadas “etapas reina”). Esta imagen ha sido sostenida por muchos medios, compartida en la opinión de varios ciclistas del pelotón, y ha sido masificada y casi que mitificada con mayor ahínco por parte del aficionado colombiano, teniendo como referente el paradigma del “escarabajo colombiano”.  Es muy común escuchar o leer comentarios afirmando que Nairo Quintana es el mejor escalador del mundo.

(Leer ¿Qué es un escalador diésel)

Aquí llevaré a cabo un análisis comparativo de cómo ha sido el rendimiento del corredor boyacense en las etapas de alta montaña que ha enfrentado en las Grandes Vueltas, en comparación con otros aspirantes a la general, con el fin de evaluar qué tan cierta es la premisa popular referenciada arriba.

(Leer ¿Realmente Sky es tan fuerte que impide todo ataque?)
(Leer Tour 2016, Un mal resultado para Nairo)

Giro de Italia (2017), etapa 16. Es una de las etapas con mayor desnivel acumulado de los últimos años (5400 metros). A cima del Umbrail Pass, Quintana arribó en compañía de Nibali y con un par de segundos sobre Pozzovivo y Zakarin. El colombiano resultaría distanciado por Nibali en el descenso, aunque sólo por 12 segundos. No sabemos qué tiempo habría perdido Dumoulin (líder en ese momento) sin su inconveniente, aunque lo cierto es que realizó un ascenso final muy sobresaliente.

Giro de Italia (2017), etapa 18. En otra de las jornadas que, a priori, se consideraban decisivas en el reciente Giro, la etapa dolomítica no generó muchas diferencias. Quintana arribó a meta junto a Dumoulin y Nibali, tras Pinot, Zakarin y Pozzovivo, quienes aprovecharon astutamente la marcación dentro del trío de favoritos. Cabe añadir, para ésta y para la etapa 16, que Movistar dio a entender que Quintana no se encontraba en su mejor pico de forma, ante la intención de éste de doblar con el Tour.

Vuelta a España (2016), Etapa 14. A pesar de los múltiples intentos, Quintana no logró desmarcarse del británico Chris Froome en el ascenso al Aubisque; llegarían a meta juntos, por detrás de Chaves, Talansky y S. Yates (quienes aprovecharon el marcaje de Froome y Quintana para atacar) y con 20 segundos sobre Contador.

 

Tour de Francia (2016), etapa 19. En una jornada en la cual la general ya estaba casi que sentenciada pro Froome, Quintana logra aplicarle escasos 10 segundos en el ascenso a Saint-Gervais. El colombiano arribó en dicha etapa por detrás de Bardet y Valverde y no más de 30 segundos por delante de Adam Yates y Richie Porte. Recordar que para este Tour el equipo Movistar adujo alergia de Quintana como explicación de su rendimiento.

Vuelta a España (2015), etapa 11. En la etapa reina de la ronda española, con más de 5000 metros de desnivel, Quintana (que acusa enfermedad) presenta uno de sus rendimientos más bajos en días de alta montaña. Como resultado, aquella jornada el colombiano perdería casi 3 minutos con Fabio Aru, 2:09 con Majka y 1:20 con Dumoulin y Chaves; incluso Valverde arribó por delante aquel día.

Tour de Francia (2015), etapa 12. En aquella ocasión no hubo diferencias entre Quintana y el resto de favoritos: Froome, Contador, Valverde, Van Garderen, Nibali y Pinot.

Tour de Francia (2015), etapa 19. Quintana le sacó ese día 30 segundos a Froome y 1:42 al resto de favoritos (Pinot, Valverde, Bardet, Contador, Mollema). Uno de los mejores rendimientos en alta montaña del colombiano frente a rivales de primer nivel en una gran vuelta. (PD: No incluimos la etapa 20 de aquel Tour, llegada a Alpe D’Huez, ya que no la consideramos una jornada de alta montaña para escaladores de resistencia).

Giro de Italia (2014), etapa 16. En la jornada reina de aquel Giro, Quintana se desprendió de sus rivales en el descenso del Stelvio (teóricamente neutralizado, aquí no discutiremos sobre ello). El colombiano iniciaría el ascenso final a Val Martello con 1:50 sobre sus perseguidores (Urán, Aru, Majka, Evans) . En línea de meta la diferencia llegaría a estar alrededor de los 4 minutos.

Tour de Francia (2013), etapa 18. Jugando a la heroica, Quintana le logró descontar aquel 1:08 a Froome y más de dos minutos a Contador. Tal vez el mejor rendimiento en alta montaña que ha presentado el boyacense, aunque ya se remonta a hace 4 años.

Tour de Francia (2013), etapa 19. Aunque presentaba un perfil de alta montaña y siendo una jornada decisiva, Quintana arribó en el mismo grupo de los demás favoritos (Froome, Valverde, Contador).

Después de esta revisión detallada, tenemos un panorama más claro acerca del diferencial mostrado por parte de Nairo Quintana con respecto a sus rivales en jornadas clave de alta montaña. En este sentido, ¿qué hace que el colombiano sea considerado uno de los mejores escaladores del mundo? Bien, ciertamente Quintana tiene un dominio que pocos nos atreveríamos a rechazar: las etapas unipuerto o que terminan en alto, con poca montaña anterior en el recorrido de la etapa. Es allí donde este ciclista ha construido un gran palmarés de etapas, dentro del cual encontramos las siguientes victorias:

  • Blockhaus (Giro 2017)
  • Alto del Acebo (Vuelta a Asturias 2016)
  • Llucena (Valencia 2017)
  • Lagos de Covadonga (Vuelta 2016)
  • Terminillo (Tirreno de 2015 y 2017)
  • Cima Grappa (cronoescalada Giro 2014)
  • Morgins (Romandia 2016, ante maniobra “prohibida” de Zakarin)
  • Lagunas de Neila (Burgos, 2013 y 2014)
  • Cerro el Amago (San Luis, 2014).

En un término medio está Annecy Semnoz, en el Tour del 2013, jornada de varios puertos pero mal encadenados (y sin superar los 2500 metros de desnivel).

El mencionado dominio en las etapas unipuerto no se ha dado con la misma superioridad en las etapas de alta montaña de las grandes vueltas,  que es la imagen comúnmente aceptada y que se está tratando de analizar en el presente texto. Lo que sí parece tener Quintana es una regularidad envidiable para desempeñarse en este tipo de etapas, sin haber tenido un “día malo” (si sacamos la etapa de Andorra de La Vuelta 2015) lo cual de por sí ya es muy destacable. Es allí donde ha sacado a relucir su habilidad como escalador de resistencia, aunque sin haberse mostrado superior a sus rivales, al menos en los últimos 2 años.

(Leer Nairo Quintana, a pesar de Eusebio Unzué)
(Leer en nuestro foro El hilo de discusión dedicado a Nairo Quintana)

Podría especularse que parte de esa ausencia de diferencias a favor del colombiano se deben a que Movistar es un equipo bastante conservador en sus estrategias de carrera, tendiendo generalmente a ir a la ofensiva únicamente en los tramos finales de las etapas de montaña, a la espera de un fallo en las piernas del rival. ¿Acaso a Quintana le vendría bien un cambio de aires, en lo que al equipo se refiere?