Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

Sobre el nuevo caso positivo por EPO

doping
(A propósito del positivo de Óscar Álvarez por EPO en la pasada vuelta a Colombia –Ver reporte UCI-, publicamos nuevamente este artículo de 2014, con el desconsuelo de comprobar que sigue tan vigente casi tres años después)
 
En días pasados salieron a la luz pública dos noticias relacionadas con positivos por dóping (Los cuatro corredores del Clásico RCN y el corredor del Team Colombia) y desde mi cuenta de twitter toqué el tema, lancé preguntas, siempre con la intención de obtener respuestas y enfrentar los responsables.
 
Aclaro que los positivos que salen a la luz no son motivo de alegría para los que luchamos contra el doping, más bien son motivo de tristeza, pero es un golpe necesario para poder recapacitar y enderezar el rumbo. Tenemos la esperanza de volver a tener un ciclismo limpio, libre de ese flagelo.
 
El día que se conoce un positivo es un día triste, además, porque nuevamente los ciclistas pasan a ser los chivos expiatorios, les toca poner el pellejo solos, mientras los verdaderos responsables siguen como si nada. Me imagino el diálogo:
 
– Chino, salga y diga que usted hizo todo solo y luego miramos como le ayudamos fresco, fresco.

– Bueno, profe, ¡yo veré!

 

Entonces vemos comunicados como los de los ciclistas Martínez este mes o Millán el año pasado: todos escritos con la misma plantilla, parecen duplicados.  Es más tragedia su silencio que el mismo positivo. ¿Por qué será que en los positivos de nuestro ciclismo interno no hay vendedor, ni socio, no hay nadie que induce y tampoco nadie que trata de ocultar?
 
El silencio de los ciclistas que salen positivos y dicen “querer a la familia ciclística” sólo sirve para que más jóvenes caigan en lo mismo. No sirve de nada ofrecer disculpas con un comunicado si no cuenta toda la verdad, porque sin lugar a dudas en los casos de positivos existe un vendedor, existe un consejero, existe un alcahueta, pero el único perdedor el ciclista, y decide quedarse callado! 
 
Sin embargo, Las declaraciones del ciclista no son lo único desconsolador: No vi ningún comunicado por parte de los equipos, del organizador de la prueba, de la Federación o de buena parte de la prensa. Todos están coordinados para tapar el tema, echarle tierrita, gracias también a las excelentes noticias que produjeron los corredores en Europa. 
 
 
¿Por qué lo hacen?
 
Cuando se analizan las posiciones de esos corredores en el Clásico RCN, vemos que no son corredores de los que llaman de primera línea, no aspiran al título. Llego a la conclusión de que los corredores no se dopan para ganar (Como lo hiciera Armstrong en sus años), se dopan para no perder el puesto en el equipo o para no quedar fuera de control en las etapas duras. El doping parece estar inmerso en la cultura ciclista, porque de lo contrario, ¿Para qué se tiene que dopar quien termina a 15m o 1h en la clasificación general?
 
Tampoco es un asunto de premios atractivos o de castigos suaves. No lo hacen por dinero porque hay ciclistas que ni sueldo tienen y resultan cayendo. El problema es cultural, y es mucho más complejo
 
¿Qué hace la federación?
Tweet de la Federación, enorgulleciéndose de
“sus avances contra el doping”



En días pasados la Federación tocó el tema del doping al mencionar que la UCI destaca sus avances: Cero positivos en la vuelta a Colombia. Pero al clásico RCN van los mismos ciclistas, y allí aparecen cuatro, y la federación decide no tocar el tema. Si a eso le sumamos las declaraciones del presidente Valencia Cossio afirmando que la lucha antidopaje no es prioridad de la Federación. ¿Qué creer entonces? Cuentan la noticia cuando los felicitan, pero la tapan cuando puede cuestionarse su gestión. 

 
El presidente Valencia Cossio dice “Mi objetivo es el ciclista como persona” pero más del 50% del lote corre sin sueldo y sin garantías, y no enfrenta el problema del doping. Conclusión: Su objetivo no es ni el ciclista, ni el control, ni organizar una buena carrera, su objetivo es sacar pecho por lo que no hace. Queda claro es que a la poderosa FedeCiclismo no le parece preocupante el tema de los positivos en la segunda carrera más importante del país.
 
 
Sugerencias para mejorar
Existen muchas maneras de enfrentarse e intervenir el problema, por lo pronto puedo sugerir las siguientes para que nuestro ciclismo crezca en credibilidad:
 
· Tenemos que lograr que el porte, consumo y distribución de sustancias dopantes se tipifiqué como delito, incluyendo al que induce.

· Hay que permitir que se le hagan controles a los ciclistas fuera de competencia. Esto es muy importante porque es el momento en que más se recurre a la práctica del doping. La UCI lo sabe y por eso toma más controles fuera de competencia que dentro de ella, pero en Colombia solo se hacen durante las carreras.


· Hay que sacar adelante el código de ética que proponen algunos equipos paisas: el gran paso a un ciclismo limpio, felicitaciones. Pero es necesario que se adhieran los otros. ¿Por qué Formesán y EPM no entran si hay buenas garantías? 
 
Saquemos adelante el código de ética. Con lograr que arranquen primero los equipos grandes, todo los demás se irán conectando por lógica, y volveremos a tener el mejor ciclismo del mundo!  No es tan costoso como podría pensarse, y daría muchas garantías de limpieza:

 

Respuesta a Aicardo Torres.
 
A raíz de todos los comentarios, declaraciones y opiniones que se cruzaron sobre el tema, el señor Aicardo Torres publicó una airada queja que transcribo a continuación con la intención de responderle:

Aicardo peleando contra el enemigo equivocado

 

El señor Aicardo Torres aparece muy indignado con una periodista por la desgracia de los positivos, en vez de estarlo con quien les vendió las sustancias, con quienes los indujeron a doparse poniendo en riesgos su salud y sus vidas, con quienes distribuyen, con los que se lucran con este tráfico, con quienes sirven de alcahuetas y que al final de cuentas no cargarán con la culpa porque esa la lleva toda el ciclista.
 
Aicardo Torres, cuéntenos ¿por qué está indignado con personas que nada tienen que ver con venta y consumo de doping? ¿Cuál es su postura oficial sobre el consumo de sustancias dopantes por parte de los ciclistas? ¿En serio cree que la lucha contra el doping entierra ciclistas y aleja a los patrocinadores? Más lo hacen ustedes callando y alcahueteando.
 
Aicardo, en su comunicado veo la práctica de seguir tapando lo oscuro de nuestro ciclismo interno con las buenas actuaciones del exterior. Este año habrá docenas de triunfos, ¿Servirán de cortina de humo para no enfrentar el problema que está destruyendo al pelotón nacional? ¿No deberían ustedes desde sus micrófonos advertir a los ciclistas sobre el doping y sus consecuencias?
 
Aicardo, Ya que le preocupan tanto los ciclistas, ¿Qué puede hacer por los que corren sin sueldito? ¿y por los que les toca buscar almuercito del barato en el parque del pueblo mientras sumercé come a la carta? ¿Y por los ciclistas que les toca llegar a pocilgas o dormir en el piso de salones de la escuela mientras usted con el socio va a los mejores hotelitos? ¿Va a dedicar algunos minutos frente al micrófono o en su página para denunciar esto?
 
El Caso de Luis Largo
 
El problema del doping solo se maneja de fronteras para adentro, pero el problema interno repercutió afuera con el caso de Luis Largo. El mal que le hicieron al Team ya estaba cantado, recordemos que varios corredores se negaron a correr a pesar de las mejores ofertas económicas y deportivas, con unas excusas no muy convincentes. ¿Que más tiene que pasar para entender que estamos mal? 
 
En Colombia hay muchos jóvenes con muy buenas condiciones, pero caen en malas manos. Joven ciclista, piense lo siguiente: En la medida en que se dope, el único perdedor va ser usted, mientras que al que le vende, al que lo induce, a los que se enriquecen y tapan no les pasará nada.