Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

¿Por qué tan sensibles con la publicidad de la E3?

(Por Natalia Santamaría)
(@nsantam)

No voy a poner aquí ni las imágenes publicitarias ni las de la apertura de la carrera hoy, para no hacerme el autogol de seguir ayudando a que se vuelvan virales. En twitter (o usando google) seguro pueden verlas usando el HT de la carrera.

Voy a tratar de dejar aquí una explicación para las y los que se están preguntando por qué hay gente (como yo) tan sensible, armando tanta alharaca, por una campaña publicitaria que lo único que debería generar son risas y chistes (de mal gusto).

A mi no me herviría la sangre ver un show the striptease -seguido de una repartición de ropa interior femenina- abriendo una carrera profesional de ciclismo, si una niña con ganas de ser rutera profesional tuviera el mismo panorama de un niño con ganas de ser rutero profesional. Si las mujeres pudieran ganarse la vida, como los hombres, siendo ciclistas profesionales de élite. Si los premios de las competencias fueran iguales para la élite femenina y masculina. Si la cobertura y transmisión de las competencias WE fuera igual a la de las WT. Si no existieran reglas UCI exigiendo que sean mujeres las que desfilen con camisetas y premios en los podios de los mundiales de ciclismo. Si no existieran las reglas de la UCI que le ponen límite a lo que las mujeres pueden dar como atletas de alto rendimiento, sin el debido argumento científico. Si esa lista no existiera, yo también me reiría y no le pararía bolas a los cucos azules de la E3.

Pero no. Es difícil que la sangre no hierva cuando es posible (y hasta fácil) levantarse patrocinadores para una carrera WT con una campaña publicitaria tipo club porno, pero que sea tan difícil (y hasta imposible) levantárselos para una carrera WE. Que ni de vainas vayamos a ver a niñas y mujeres en roles que demuestren fuerza, tenacidad, coraje, esfuerzo, dedicación y disciplina. Eso está reservado para niños y hombres. A ellas, muy tiesas y muy majas, el desfile y show en pasarela. Es muy jodido no sentir ira si a uno le demuestran una vez más, que estamos muy lejos de lograr que el lugar de la mujer en el ciclismo profesional sea también compitiendo en una bicicleta, y no sólo llevando las camisetas y trofeos en los podios (y/o mostrando brassieres y calzones).

A las mujeres que me leen, sepan que la bicicleta tiene una relación histórica más profunda con nosotras que con ellos. Las primeras activistas que pelearon por darle derechos a las mujeres lo empezaron a hacer encima de una bicicleta. En 1896 Susan B. Anthony (una de las cabezas del movimiento que pedía el derecho al voto para las mujeres en USA), cuando la sociedad escandalizada veía como las mujeres cambiaban faldas y corsés por pantalones y empezaban a pedalear, dijo: “Déjenme decirles lo que pienso acerca de montar en bicicleta. Creo que ha hecho más por liberar a las mujeres que cualquier otra cosa en el mundo. Yo paro y me alegro cada vez que veo pasar a una mujer sobre ruedas” (la original en Inglés es la que aparece en esta imagen).

Les aclaro, yo no quiero hacer una cacería de brujas, cada organizador de carrera tiene derecho a hacer lo que de la gana para promocionarla, y también tienen el mismo derecho las modelos o artistas que mostraron la flexibilidad de sus curvas en esa tarima. Lo que arde es que haya recursos que patrocinen ese tipo de show, en un deporte con un historial de discriminación y desigualdad tan berraco con respecto a las mujeres.

Al menos vi que somos varios, hombres y mujeres, que no somos capaces de tomar este asunto como una pendejada más, reírnos y no pararle bolas. Démonos valor que así empiezan a cambiarse paradigmas.