Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

¿Rigo podrá superar a Nairo en la cronoescalada?

grappa

(Por Luis Álvaro Tovar)

Puede ser que suceda, pero sería una decepción. No por Rigo, no por el hecho de que él gane, porque casi todos mis compatriotas aficionados al ciclismo –me incluyo- nos gustaría que él ganara, por bacán, por todo lo que reconocemos en Rigo: su cheveridad natural, por su autenticidad y sencillez, admirables cualidades humanas. Sería una decepción por Nairo, Porque está llamado a ganar esta cronoescalada y a ganarla con claridad y solvencia.  ¿O acaso no es Nairo un portentoso superescalador? Si no la ganara quedaría en entredicho su condición, la que tanto se alaba.

Nairo debe ser contundente en Monte Grappa. Es más, si la diferencia de salida con Rigo es de 2 minutos debería doblarlo. El segundo debe quedar a 1m30s o más para satisfacer la expectativa de los que creemos que con Nairo estamos frente a una futura leyenda del ciclismo.  Esta cronoescalada tiene los aditamentos para realizar una soberbia demostración. 

Luego de los primeros 7.5 Km llanos se encuentra el ascenso que tiene 19.3 Km en los que se suben 1538 metros, desde los 174 hasta los 1712, con un porcentaje de pendiente media de 7.96% (La Línea por Calarcá tiene 7.62 %).

Un superescalador debe emplear un tiempo de entre 54 minutos y 1 hora en el solo ascenso, es decir entre 1h4m y 1h10 para  los más de 26 Km de recorrido.

Ahora bien, Nairo debe tomarle más de 5” por kilómetro a Rigo en el terreno de ascenso. En Val Martello, Nairo le tomó 7.5” por kilómetro (2m 30” aprox en 20 Km). Si se mantuviera esta constante entonces en Grappa Nairo le sacaría 2m 24”, que se reducirían a 2m si se tienen en cuenta los primeros 7.5 Km planos, en los que Rigo –en teoría- tomaría unos 20”.

Como se ve, Nairo podrá tener a Rigo a casi 4m después de la crono, a la espera de Zoncolán.

Así pues, un resultado contrario a lo esperado sería decepcionante para Nairo y para los que creemos que él se está constituyendo en uno de los más grandes escaladores de todos los tiempos. Claro, sería fabuloso que Rigo volteara la torta, por el bien de la carrera y por quienes lo admiramos, pero no va a ser así, afortunada y desafortunadamente.

Pero como soñar no cuesta nada, imaginemos a los dos tomándole al resto más de 2 minutos y centrando entre ellos una batalla cabeza a cabeza, para poder decir ya que no tenemos un superescalador sino dos. Sería el clímax de la felicidad para el ciclismo colombiano.