Blog de ciclismo colombiano | La Ruta del Escarabajo
Síganos en redes sociales

Vuelta a Colombia: El amargo paseo de la victoria (segunda Parte)

vuelta-a-colombia-11

Por @Albamo1

(Leer la primera Parte: Los años 60 y 70)

La Vuelta 2005

Los mejores tiempos para el ciclismo criollo habían pasado, la vuelta pasaba por un momento de crisis, las grandes empresas patrocinadoras le habían dado la espalda y los medios de comunicación al igual que siempre solo hacían eco de los grandes triunfos que ya eran escasos. Para ahondar el problema, el cáncer de la droga que en su máxima expresión se había apoderado del ciclismo europeo en la década del 90, ya era la norma en nuestro medio de la mano de obscuros personajes nacionales y extranjeros que pululaban en el ambiente.

En  medio de este caos desconocido para el gran público, ciclistas que desde hace varios años deberían estar en uso de buen retiro eran los encargados de luchar por las posiciones de honor en nuestra gran vuelta, así llegamos  a la capital colombiana con un líder aparentemente sólido, Hernán Buenahora quemando sus últimos cartuchos había sido protagonista de primer orden en las últimas vueltas y se enfrentaba a un Libardo Niño que buscaba coronarse por tercer año consecutivo.

El circuito en Bogotá era un trámite rutinario para que “El Cabrito de Barichara” se enfundara su segunda camiseta de campeón, y así transcurrieron las primeras 6 vueltas de las 16 pactadas, pero en el séptimo giro un inesperado pinchazo del líder conmociono el pelotón,  y contrario a lo que se estila en este tipo de situaciones cuando el protocolo no escrito del paseo  de la victoria sugiere que se aminore la marcha para su pronto reintegro, aquí todos sus rivales se pusieron en fila india y aceleraron la marcha.

Una vez solucionado el problema mecánico Buenahora miro a su alrededor y se encontró solo con el duitamese Edgar Fonseca, la pareja inició una inútil  persecución  porque el pelotón puntero perfectamente organizado  aumentaba dramáticamente la ventaja a medida  que transcurría el circuito, así faltando 4 vueltas y con la carrera sentenciada, el desaliento provocado por la impotencia lo llevó a optar por poner pie en tierra y retirarse de la competencia.

Ya con todo sentenciado a favor de Libardo Niño, el lote se relajó y de allí partió en solitario  logrando la victoria en la etapa, un muchachito que daría mucho que hablar en el futuro y que un absurdo accidente le frustró una carrera que prometía ser brillante, se trataba de Juan Mauricio Soler.

Buenahora tuvo un amargo paseo de la victoria

La Vuelta 2011:

Después de militar una década con relativo éxito en el ciclismo europeo y luego de lograr una veintena de triunfos, algunos de ellos tan importantes como sus victorias de etapa en La Vuelta a España(3),  el Tour(1), o sus campeonatos de la montaña(2) en la misma vuelta, regresó al país Felix “El Gato” Cardenas para dar continuidad a lo que venía sucediendo en las últimas dos décadas(con un par de excepciones), como era el triunfo en nuestra máxima prueba nacional de ciclistas mayores de 30 años.

A pesar que en este año la vuelta se había reincorporado al Calendario UCI, partió sin representación extranjera (como se había vuelto costumbre en los últimos años) y en la llegada a Ibagué en la etapa que salió de Caicedonia “El Gato” desalojó del comando de la competencia al español Oscar Sevilla, continuando al comando de la  misma hasta que el muy joven defensor del título, el “Checho” Sergio Henao en la etapa entre Socorro y Bucaramanga   tomo el control de la carrera.

Medellín volvió a ser el escenario de algo que se estaba convirtiendo costumbre, una lucha generacional en desigualdad de condiciones entre quienes regresaban de Europa con un bagaje de experiencia, y en muchos casos de otras ayudas no tan santas, y un grupo de jóvenes que luchando contra la corriente trataban de sacar del obscurantismo a un ciclismo que con la complicidad de sus dirigentes pasaba por un momento aciago.

Los 18 kms. que separaban a Medellin del mítico Alto de Santa Helena sentenció la carrera a favor del veterano y le indicó al Jóven de Rionegro que en el ciclismo interno colombiano peores tiempos estaban por venir, y que su futuro se encontraba al otro lado del charco.

“El Gato Cardenas” continuó el dominio de los veteranos llegados de Europa

La Vuelta 2014

La operación puerto llevó a muchos ciclistas españoles a “Hacer Las Americas”, Oscar Sevilla fue uno de estos nuevos inmigrantes que ante la imposibilidad de ser contratados en el viejo continente, llegaron a estas tierras donde los deficientes controles y una dirigencia cómplaciente les iban a permitir continuar con sus carreras.

Así con sus 38 años cumplidos, el nacido en Albacete buscaba defender el título logrado en el 2013, su rival el boyacense Fernando Camargo, otro veterano que a sus 36 años se enfundaba por primera vez la camiseta de líder en una vuelta a Colombia.

El paseo de la victoria no iba a ser un camino de rosas para el paipano, el día anterior al finalizar la crono en el Alto de Las Palmas tenía apenas una diferencia a su favor de 2 segundos con el español, pero en una etapa plana y con varias bonificaciones en juego ante un rival más veloz y acompañado de un mejor equipo todo se tornaba en su contra.

Las predicciones se cumplieron ese domingo 17 de agosto en circuito celebrado en Medellin, tan pronto se inició la etapa el EPM tomó el control, impidió las fugas y lanzó a Sevilla en el primer sprint bonificable que le reportaron 3 segundos y el liderato virtual por 1 segundo ante el boyacense. A partir de ese momento el equipo telefónico marcó al despojado líder impidiéndole cualquier maniobra que cambiara el destino de una carrera, que dejó nuevamente con los crespos hechos al portador de la camiseta tricolor.

Oscar Sevilla vencedor en las vueltas de 2014 y 2015

La Vuelta 2015

La pasada edición de La Vuelta fue más de lo mismo, un final similar y casi calcado de otros ocurridos en los últimos tiempos, un ciclista casi cuarentón buscando extender un insultante dominio ante otro veterano y una afrenta a la afición que no entiende como en un país con tanta tradición ciclística y en pleno siglo XXI estos hechos puedan seguir sucediendo.

Pero regresemos a los hechos deportivos donde no hay mucho que decir, se repitió lo ocurrido en el final del 2011, un líder llegaba a Medellín a defender la camiseta en una crono individual entre la capital de la montaña y uno de sus cerros circundantes, El Alto de Las Palmas fue testigo de cómo Luis Fernando Laverde (otro regresado de Europa) perdía la camiseta que lo distinguía como el mejor de la carrera ante un Oscar Sevilla que lograba así su tercera victoria consecutiva.

Concluyo así este recuento de estos hechos inusuales dentro del ciclismo, donde un líder de nuestra vuelta en lugar de pasearse victorioso por el sendero que lo conduciría hacia la gloria, ha tenido que morder el polvo de la derrota en cada kilómetro hasta la meta final de la carrera.